Psicología

Cómo ayudar a un niño con exceso de ansiedad

Qué hacer cuando este comportamiento inquieto se prolonga demasiado o se presenta en momentos inapropiados

sábado 2 de marzo de 2019 - 7:50 am

Cuando el comportamiento inquieto en un niño se prolonga demasiado tiempo o se presenta en momentos inapropiados, puede ser útil aprender técnicas que nos enseñen cómo calmarlo:

Las causas de la agitación en los niños pueden ser numerosas. Algunas de ellas son:

– La dieta. En algunos niños, alimentos como el gluten, los huevos y la leche, pueden causarles una reacción alérgica que genera la liberación de anticuerpos que interrumpen el funcionamiento de neurotransmisores químicos como la dopamina, cuya función es estimular las regiones cerebrales de atención, el sentido de organización y el control del movimiento.

– La tecnología. Es posible que el mayor uso de computadoras, teléfonos móviles y videojuegos aumente el estrés de su comportamiento.

– Cambio de ambiente. Un cambio significativo en la escuela o en el hogar pueden ser motivos de irritación, ansiedad o inseguridad.

¿Cómo ayudarlo? Implementando rutinas podría brindarle estabilidad física y emocional. Por ejemplo:

– Promover un sueño tranquilo. Debe dormir por lo menos de 10 a 11 horas por noche. Crear una rutina estable que promueva el sueño.

– Vigilar su alimentación. Todas las comidas son especialmente importantes para su concentración.

– Estimular su actividad física. Debe tener al menos 60 minutos de actividad física al día. Salí a pasear, jugá en el parque o a la pelota. Animalos a practicar deportes, ya que promueven el autocontrol y la concentración.

– Disminuir el uso de pantallas. Evitá el uso excesivo de computadoras, dispositivos móviles y la televisión antes de ir a la cama.

– Ayudarlo a expresar sus emociones. Ayudá a identificar sus emociones. Cuando le leas un cuento, preguntale acerca de las emociones que experimentan los personajes o cómo se habría sentido en esa situación.

– Practicar con él ejercicios de respiración. Una sesión de yoga para niños puede ofrecer ejercicios muy suaves de respiración que resulten divertidos.

El beneficio de los ejercicios de respiración es que logrará desarrollar habilidades y conocimientos útiles para conocer mejor su cuerpo, respetarlo y mantenerlo saludable, al mismo tiempo que aprende cómo canalizar sus energías y sus emociones.

A nivel físico y mental, el niño puede adquirir además muchos otros beneficios si practica posturas, respiración o meditación bajo el concepto de yoga.

Fuente: Clarín

COMENTARIOS