Salud

Es “antivacunas”, no le dio la dósis de varicela a su hijo y reconoce: “Nos afectó para siempre”

Una mujer venezolana contó que la decisión de no vacunar a sus hijos trajo consecuencias negativas en la salud de uno de ellos, quien actualmente sufre de sordera leve, vértigo, mareos y hasta problemas para hablar

martes 26 de febrero de 2019 - 3:17 pm

Una mujer venezolana contó en Twitter que, debido a su decisión de no vacunar a sus hijos con la dósis de la varicela, uno de sus pequeños sufrió una grave enfermedad que le dejó consecuencias físicas hasta la actualidad.

A través de un extenso “hilo” en la cuenta “Pregunta mamá”, una madre contó que decidió seguir el consejo del pediatra, que le comentó que la vacuna contra la varicela es “opcional”. Siguiendo este consejo, los padres optaron por no darle la vacuna -adquirir la dósis en Venezuela implica desembolar el equivalente a varios salarios mínimos-, pero uno de sus hijos desarrolló una enfermedad que le dejó secuelas para siempre.

“Voy con un hilo (personal, mil disculpas) sobre cómo mi decisión de no vacunar a mi hijo en contra de la varicela, nos afectó para siempre. Un día íbamos por la vida mi esposo y yo pensando que las #vacunas eran, algunas electivas y otras obligatorias. Siempre vimos a la varicela como algo que nos dió en nuestra infancia y pues, ¡aquí estamos vivos y saludables! Así que decidimos no vacunar a nuestros peques en contra de esta enfermedad en particular. Consultamos con nuestro pediatra y nos confirmó que era una decisión personal. Que de cualquier forma no había mucho riesgo”, comenzó contando la mujer, en una publicación en Twitter que ya cosechó más de 13.000 retuits.

“Así que llegó el grandioso día en el que a mis pequeños les afectó la varicela. Nos repetían los demás era que mientras más pequeños, menos molesta la enfermedad, así que aunque la enfermedad comenzó en la mayor, aspirabamos que el peque también la cogiera, “para salir de eso”. Efectivamente, el bebé a la edad de dos años y medio, fue atacado por la varicela. A diferencia de mi hija mayor, el pequeño se veía mucho más afectado. Tenía granitos por todos, todos lados. Mucho malestar y llanto constante. Una vez que “pasó lo peor”, nos sentimos aliviados, fueron días terribles. Poco sabíamos que lo peor estaba por llegar”, relató.

Y la historia siguió: “Dos semanas después de que “todo ha pasado” mi hijo comienza a llorar, a sentirse incómodo, a querer estar en el pecho. Cuando le miro mientras lo amamanto, noto que no puede sostener el pecho bien en su boca. Le miro bien y noto que tiene la mitad de la cara caída. Mi pequeño de dos años tenía parálisis facial en la mitad de su rostro. Presa del terror, intenté marcar al pediatra y simplemente no podía sostener el teléfono. Pedí a un vecino nos llevase al hospital, imposibilitada de manejar temblando de esa manera”.

Sobre el diagnóstico, comentó: “Al llegar al servicio de Neuropediatría mi hijo fue diagnosticado con el #SindromeDeRamsayHunt, originado por el virus de la Varicela, quien afecta a el nervio facial que conecta con el oído. Origina parálisis facial, tinnitus, y puede ocasionar sordera y lesiones oculares”.

Además, contó las consecuencias y las secuelas físicas que le quedaron a su hijo tras superar la enfermedad: “Mi pequeño necesitó medicamentos del tipo aciclovir, terapia muscular, terapia de lenguaje y mucha teta y mimos para superar este desafío. Pasó por momentos de mucho dolor, le costó muchísimo hablar bien (todavía tiene problemas para ello), tiene sordera leve… También sufre de vértigo, de mareos cuando hacemos actividades sencillas como columpiarnos en el parque, ir de paseo en el auto o cuando camina largas distancias. Tiene un ojito caído porque fue imposible recuperar la movilidad total del párpado”.

Finalmente, la mujer escribió a modo de balance: “Hoy estamos celebrando su cumpleaños número 6. Damos gracias a Dios de tener un hijo perseverante y luchador. Nos arrepentirnos siempre de nuestra decisión de no vacunarle en contra de la varicela y siempre que podamos, lo contaremos a otros padres. Ustedes, cuentenlo también”.

COMENTARIOS