Internacionales

El crimen que estremeció a España: joven asesinó a su madre y se comió su cuerpo

Alberto Sánchez Gómez guardó los restos en tuppers dentro de la heladera y además le daba de comer a su perro con ellos

martes 26 de febrero de 2019 - 12:03 pm

Alberto Sánchez Gómez es considerado el criminal “más atroz de la historia de España” por la Policía Nacional de ese país. Es que el joven madrileño de 26 años confesó haber asesinado y descuartizado a su madre, haberse comido los restos y guardar lo que quedó en la heladera.

Todo comenzó cuando una amiga de la mujer denunció que no la veía desde hacía un mes. Fue entonces que la Policía se dirigió hasta el domicilio de Gómez, dónde se encontró el cuerpo descuartizado de la madre y los restos en tuppers dentro de la heladera.

La relación entre Alberto y su madre era caótica. De hecho, el asesino tenía 12 denuncias por maltratos contra ella y los vecinos declararon que escucharon una gran discusión tres días antes de que la policía hallara los restos.

Pero no conforme con asesinar a su madre y comer sus restos, el asesino también alimentó al perro con esa carne. Alberto se encuentra tras las rejas imputado por homicidio agravado por el vínculo y lo espera una larga estadía en prisión.

El perfil del asesino

Una vecina del lugar contó que el joven se juntaba en parques cercanos a su casa con personas sin techo. “Lo he visto con indigentes y medio borracho. Siempre mal”, relató.

Un caso que recuerdan en España que guarda cierta similitud con el del ‘caníbal del tupper’, es el de Francisco García Escalero, apodado “el matamendigos”, quien fue condenado a 30 años de prisión por haber asesinado a once personas, entre ellas una prostituta e indigentes.

Los crímenes ocurrieron entre 1987 y 1993. Este hombre, que falleció en agosto de 2014 en el centro psiquiátrico penitenciario de Fontcalent (Alicante), declaró en su momento haber practicado la necrofilia y haberse comido las vísceras de algunas de las personas con las que acabó porque había “voces”que se lo pedían.

COMENTARIOS