Belleza

Piel grasa: seis errores a evitar

Prestá atención porque, sin querer, podés estar generando el efecto contrario

lunes 25 de febrero de 2019 - 7:47 am

La piel grasa se caracteriza por una superproducción de sebo que la deja brillante, sobre todo en la zona T (frente, nariz y mentón). Los poros dilatados son también una característica común, así como los puntos negros y los granitos.

Cuando tenemos este tipo de piel, el primer reflejo nos lleva a elegir productos abrasivos que eliminen el exceso de grasa, pero hay que tener cuidado con los cosméticos que se eligen ya que a veces pueden provocar el efecto rebote y conseguir que la piel empiece a producir de nuevo un extra de grasa para luchar contra esa agresión.

Dscubrí estas rutinas que están perjudicando a tu piel, y cómo reemplazarlas por un hábito saludable.

1. Utilizar productos abrasivos

Uno de los errores más comunes es creer que esta tiene necesidades de productos más fuertes que otro tipo de piel para así deshacerse del exceso de sebo.

Si son excesivamente agresivos, la piel puede reaccionar contra ellos produciendo aún más grasa para protegerse. Además, el sebo es necesario para luchar contra bacterias e infecciones, si eliminamos toda la barrera de grasa estamos dejando a nuestra piel desprotegida.

2. Abusar de exfoliantes

Existen muchos que buscan eliminar las capas más superficiales de la dermis, en lugar de limpiarla. Por eso, el abuso de este tipo de productos puede dañar gravemente. Limpiar la piel en profundidad con un exfoliante para eliminar toxinas e impurezas es importante, pero no debe hacerse de forma diaria, sobre todo si utilizamos uno fuerte.

Corremos el riesgo de eliminar, no solo las células muertas, sino también otras partes de la piel. Optá siempre por exfoliantes suaves, hechos con ingredientes naturales que desobstruyan tus poros pero no sean un peligro para tu equilibro dérmico.

3. Elegir una crema hidratante no específica

Atención a elegir cremas hidratantes muy grasas o con exceso de aceites. Las pieles grasas también necesitan de hidratación, por eso la crema hidratante es imprescindible, pero los ingredientes variarán. Elegí una especialmente pensada para pieles con tendencia a la grasa, que matifiquen, disminuyan poros, pero hidraten al mismo tiempo.

4. Optar por una base de maquillaje grasa

No solo las cremas y los tratamientos faciales deben adaptarse a tu piel, sino que el maquillaje es fundamental también. La base que elijas no debe ser comedogénica, es decir que no debe obstruir tus poros, ya que esto puede favorecer la aparición de puntos negros y espinillas. Para evitar que la piel brille, elegí una base mate, que absorba la grasa.

5. ​No tener polvos para el rostro en el neceser

Los polvos faciales permiten cubrir imperfecciones y absorben la grasa, consiguiendo un efecto mate durante más tiempo. Elegí polvos transparentes si no querés modificar el tono de tu base de maquillaje, si preferís conseguir un tono más bronceado optaápor polvos de sol. Aplicalos con una brocha grande para un resultado perfecto.

6. No contar con papel matificante

Aún tomando todas las precauciones posibles y eligiendo a la perfección los mejores productos, las pieles muy grasas acaban brillando a lo largo del día. Si es tu caso, existe una solución eficaz y de emergencia, el papel mate. Este absorbe toda la grasa del rostro, devolviéndole el aspecto mate, sin eliminar o correr el maquillaje.

Fuente: En femenino

 

COMENTARIOS