Alimentación

Cinco recetas de ensaladas para el verano

Probá con estos ingredientes nutritivos y exquisitos para tus platos

sábado 23 de febrero de 2019 - 7:33 am

Los nutricionistas recomiendan comer ensalada en verano ya que el organismo no necesita trabajar tanto y consume muchas menos calorías, por lo que es conveniente realizar comidas menos pesadas.

Sin embargo, la rutina puede llevar a comer siempre el mismo tipo de ensalada o a incluir ingredientes que hacen que este plato ligero pase a ser uno copioso. A continuación, algunas ideas:

Ensalada de palta para celiacos

Al estar elaborada a partir de alimentos frescos y sanos, es un plato ideal y delicioso para todos. Además aporta todas las propiedades de la palta y su alto contenido en nutrientes y vitaminas.

Elaboración

En primer lugar, pelamos y cortamos el aguacate en láminas y troceamos las barritas de cangrejo (kanikama). A continuación, disponemos en el fondo del plato las lechugas variadas, la palta en láminas y el kanikama. Sobre estos, espolvoreamos los frutos secos troceados. Terminamos sazonando y aliñando con el aceite y el vinagre.

Ensalada de lechuga de campo y pollo

El pollo es una carne rica en nutrientes, proteínas, vitaminas (como la B6) y minerales, por lo que es una buena fuente de hierro, zinc, fósforo o vitamina A.

Elaboración

Empezamos haciendo la pechuga a la plancha en una sartén con un poco de aceite hasta que se dore. Lavamos las lechugas y las ponemos en una fuente para ensaladas. Seguidamente cortamos el queso en dados y lo añadimos a la lechuga junto con el maíz. Agregamos también el pollo cortado en tiras.

Por último, pelamos la granada con cuidado de no dejarnos ningún trozo blanquecino de la piel y la vertemos junto al resto de ingredientes. Aliñamos con aceite, sal y vinagre al gusto y la preparamos para servir.

Ensalada de pepino

Está compuesto principalmente por agua, por lo que es un excelente diurético y muchos lo recomiendan para eliminar el exceso de líquidos del cuerpo. Esta receta es ideal además, para los días más calurosos.

Elaboración

Cortamos los pepinos en lonchas muy finas y el pimiento rojo en daditos y los colocamos en una fuente. A continuación picamos los dientes de ajo y los agregamos.

Para hacer la salsa, calentamos la miel, la ponemos en un bol, exprimimos el limón y agregamos el jugo de limón. Le añadimos un chorro de aceite y mezclamos bien. Aliñamos la ensalada y servimos.

Ensalada de quinoa

Se caracteriza por su alto contenido en fibra y minerales y por no contener gluten, lo que hace que se un alimento ideal para los celiacos. Además, este grano aporta mucha energía y es rico en vitaminas.

Elaboración

El primer paso que tenemos que dar es preparar este alimento, ya que nos llevará más tiempo y tras su cocción deberemos esperar hasta que esté fría para concluir el plato. Dependiendo del tipo de quinoa que utilicemos, ésta necesitará más tiempo o menos para estar lista (normalmente tarda entre 15 y 20 minutos con agua hirviendo), por lo que recomendamos seguir las instrucciones que aparecen en la caja en la que está empaquetada.

Mientras se prepara, vamos pelando la cebolla, los tomates y los pepinos a gusto. A continuación, lavamos el  perejil que vayamos a usar y lo picamos finito. Cuando esté todo cortado lo introducimos en una fuente lo suficientemente amplia para que se pueda remover al final.

Posteriormente, cuando la quinoa está preparada la escurrimos bien para evitar añadir agua a la ensalada, la metemos en el bol y aliñamos al gusto.

Ensalada de pomelo

El agua es uno de sus principales componentes, por lo que es un buen diurético. Además, contiene vitamina C, ácido fólico, contiene minerales como el potasio y el magnesio y fibra.

Elaboración

Comenzamos cociendo los langostinos en agua hirviendo y con una pizca de sal. Después, los escurrimos y los reservamos para más tarde.

Por otro lado, pelamos el pomelo y la palta y los partimos en gajos, reservando dos cucharadas del jugo de pomelo que vamos a verter en un bol junto con dos cucharadas soperas de vinagre de sidra, media cucharada de sal, la cebolleta bien picada y la pimienta.

Para que se mezcle todo bien, removemos un rato y añadimos dos cucharadas de aceite de oliva. Cuando veamos que nos queda una salsa suave y homogénea, añadimos los langostinos cortados en trozos y volvemos a remover todo para que se mezcle bien.

Después, en una ensaladera colocamos la lechuga (que puede ser diferentes tipos para darle más colorido a nuestro plato), los trozos de palta y pomelo encima y sazonamos con aceite y vinagre y una pizca de sal.

Por último, echamos por encima los langostinos y la vinagreta y servimos rápidamente para que mantenga el frío, aunque también podemos meterla en la heladera si consideramos que no está a la temperatura indicada.

Fuente: Cuidate Plus

COMENTARIOS