bizarro

Así le quedaron los dientes después de tomar seis latas diarias de energizantes por medio año

Vinnie Pyner, un chico de 21 años de la localidad inglesa de Margate, dice que su adicción a estas bebidas comenzó mientras cursaba su segundo año de la universidad

lunes 18 de febrero de 2019 - 11:33 am

Vinnie Pyner, un joven de 21 años de la localidad inglesa de Margate asegura que el consumo de bebidas energizantes le destrozó los dientes.

Todo comenzó cuando el joven comenzó a consumir estas bebidas de manera regular en su segundo año de universidad, donde estudiaba programación. Eso fue en septiembre de 2017.

Según Pyner, esta práctica lo ayudaba a concentrarse en las materias y lidiar con el estrés, la presión y el cansancio que experimentaba mientras escribía códigos informáticos.

Y si bien su ansiedad lo llevaba a consumir al menos 3 latas por día, en poco tiempo, ese desequilibrio emocional lo hizo comprar de a "packs" de media docena, ya que de esta manera, también ahorraba: tenía descuentos.

Los fabricantes del producto, cuyo envase de medio litro contiene 54 gramos de azúcar y 160 miligramos de cafeína, advierten en la etiqueta de no excederse de los 1,36 litros al día, pero Pyner terminó tomando hasta tres litros de la bebida energética durante una jornada. Y si no lo hacía, comenzaba a experimentar los síntomas de abstinencia de la cafeína, tales como fuertes jaquecas y dolores musculares.

A pesar de cepillarse los dientes, según él, dos veces al día, hacia fines de año el joven comenzó a experimentar un intenso dolor dental cada vez que masticaba la comida.

Hasta que en marzo de 2018, le dio un mordisco a una manzana y escuchó como algo le crujió en la boca, para luego descubrir que sus cuatro incisivos superiores se habían caído.

Luego, una visita al dentista reveló que la dentadura completa del chicop se encontraba prácticamente podrida. El especialista le indicó que necesitará 24 rellenos dentales y varios implantes, un tratamiento que le costará unas 2.000 libras esterlinas (2.550 dólares).

COMENTARIOS