Mundo Insólito

Como Eguillor: chocó borracho y pidió que llamen a su madre

La mujer damnificada dijo que se trata de un joven de 25 años, que conducía a gran velocidad una camioneta Ford F 100

domingo 17 de febrero de 2019 - 6:12 pm

Una mujer denunció este sábado graves irregularidades en un procedimiento oficial de la Policía de la Provincia y de la Dirección de Tránsito Municipal tras un grave accidente de tránsito ocurrido a las 9 en el barrio Bancario de Salta.

La mujer, María del Huerto Ponce, dijo que estaba indignada porque no solo le destruyeron su automóvil, un Fiat Siena gris, sino que el conductor del vehículo causante, en el estado de ebriedad en el que se encontraba, se declaró insolvente y llamó a su mamá para que arregle las cosas.

“El joven quiso pasar a toda velocidad a una camioneta VW Amarok y la chocó, perdiendo el control de la F 100 que se incrustó contra mi vehículo. Lo destrozó, lo hizo subir a la vereda y hasta las ruedas le quebró”, dijo sobre el causante del accidente, de 25 años.

“La camioneta terminó chocando el frente de un negocio y el conductor estuvo paralizado dentro del vehículo y pensamos que estaba golpeado. Nada de eso, estaba ebrio. Estaba que no se podía parar, como un saché de leche”.

“Así y todo comenzó a decir que no tenía nada, que era insolvente, luego confesó que no tenía seguro la camioneta y finalmente dijo que el vehículo era de su madre”.

“En eso llegó personal de Tránsito que no pudo realizarle la alcoholemia pese a que estaba a simple vista ebrio el conductor por la simple razón de que no tenían pipetas”.

“Es decir el joven seguía allí en estado de ebriedad y no había nada para comprobárselo. Por suerte pasaron dos motoristas de la Vial y ellos le hicieron el test de alcoholemia, que a esas alturas dio 2,5”.

“Lo peor es que horas más tarde vino la grúa y cargó la camioneta causante de todos los destrozos y sacó la misma del lugar. Para sorpresas de todos, la camioneta del conductor ebrio fue llevada al domicilio del sujeto, escondida dentro de un garaje”.

“Quiero decir, dijo la mujer damnificada, que me quedé con un auto destrozado en la vereda mientras al causante de tamaño despropósito le llevaron su vehículo a casa. Es decir no hubo secuestro ni nada”, concluyó.

COMENTARIOS