Policiales

El israelí que mató a su mamá y a su tía insiste con que le lleven sus gatos a la celda

Desde que fue arrestado en Mendoza por matar de tres tiros a su tía y a golpes a su madre, Gil Pereg está detenido en el módulo N°3 de la cárcel del complejo penitenciario de la capital mendocina, sobre avenida Boulogne Sur Mer

domingo 10 de febrero de 2019 - 8:06 pm

El ex militar israelí Gilad Gil Pereg, preso por el doble crimen de su madre y de su tía en Mendoza, insiste en que le lleven gatos a la celda donde vive aislado del resto de los detenidos en el penal de San Felipe.

Las autoridades carcelarias han decidido que el israelí de 37 años esté solo en una celda, aislado de los otros detenidos. Como no tenía antecedentes, la Justicia resolvió que tenga un trato como interno RIF (con Resguardo de Integridad Física), es decir, sin contacto con otros presos, ni siquiera cuando sale a los patios y baños del penal.

Gil Pereg solo habla con su abogado: no tiene familiares en Mendoza y tampoco ningún amigo o conocido lo ha visitado en la cárcel en las últimas semanas.

Cuando ingresó al penal, el 26 de enero pasado, inició una huelga de hambre y la mantuvo durante cuatro días, en la que apenas bebió agua. Después desistió de la protesta, volvió a alimentarse y recibió las raciones diarias de comida y bebida, aunque asegura que su cuerpo “está entrenado para comer cada cuatro días”.

Pero no es eso lo que más sorprende a las autoridades del penal, sino los constantes pedidos poco comunes que hace el detenido por el asesinato de las turistas Israelíes. Entre otras cosas, solicitó que le permitan llevar a sus 10 gatos al penal para que compartan su celda. El acusado de doble homicidio mostraba predilección por sus felinos, más que por su propia madre, a la que mató a golpes y enterró en un cuarto subterráneo junto al cuerpo de su tía.

Desde el Servicio Penitenciario de Mendoza la respuesta al excéntrico pedido del israelí sigue siendo la misma: “No se puede convivir con mascotas dentro del penal, ya que tener animales en la celda puede afectar las condiciones de higiene y salud del penal”.

COMENTARIOS