Judiciales

Insólito: juez vacacionó a Chile con su secretaria… con pasajes comprados por la pareja de un preso

Según las escuchas, el juez Ordoqui se dedicaba a vender libertades condicionales a cambio de autos de lujo o, en este caso, pasajes de avión

sábado 9 de febrero de 2019 - 9:46 am

Martín Ordoqui, juez del Tribunal de Casación, está al borde de ser destituido por corrupción, a pesar de que la propia Justicia está haciendo esfuerzos por salvarlo, en una derivación de la causa que investiga a la banda del ex juez platense César Melazo.

Ordoqui está en la mira de la Justicia desde el año pasado, cuando un vendedor de autos procesado por doble asesinato, Javier Ronco, denunció que le había pagado 1.700.000 pesos para que le consiguiera la prisión domiciliaria con tobillera electrónica. Incluso, como prueba de su relación, mostró una cupé Torino roja que le habría comprado al juez. El magistrado fue suspendido en su cargo por 90 días y se le inició un juicio político, que aún no avanzó.

En el medio, apareció una segunda causa penal contra él en la que está sospechado de haberle vendido la libertad condicional a Ariel Heine, un hombre con antecedentes por robo que montó un próspero negocio en la zona de San Vicente: usurpar terrenos públicos, alambrarlos, lotearlos y venderlos como si se tratara de barrios privados.

Alguna vez relacionado por la prensa local con el intendente Daniel Di Sabatino, Heine tenía dos inmobiliarias donde también vendía propiedades privadas usurpadas a sus dueños con una banda mixta de barrabravas, matapolicías y otras especies.

Según el expediente que llevan adelante la fiscal platense Bettina Lacki y la jueza Marcela Garmendia, un operador judicial llamado Enrique Petrullo -hoy preso en la causa Melazo- habría hecho de intermediario entre Heine y el juez Ordoqui. Para eso, puso en contacto a la pareja del usurpador, Lidia Perna, con María Eugenia Mercado, amiga íntima del magistrado y jefa de despacho interina de la Sala V del Tribunal de Casación.

Perna empezó a aparecer por allí cada vez más seguido para ver a María Eugenia Mercado o al propio juez. En las escuchas surgió que Heine presentó el pedido de prisión domiciliaria y Ordoqui se la concedió el 1° de marzo de 2018.

Lacki y Garmendia sospechan que no lo hizo por amor al garantismo. En las escuchas realizadas en aquel mes de marzo, la pareja de Heine dejó grabada su voz comprando dos pasajes de avión para otra pareja: el juez y su jefa de despacho volaron finalmente a Chile, en un romántico viaje de Semana Santa que se convertiría, sin que lo supieran, en uno de los casos de coimas más comprobados de la historia judicial argentina.

Pero a pesar de la coima, Heine no salió de prisión porque el fiscal Carlos Altuve apeló la resolución de Ordoqui y todo se complicó. Ante esto, según la investigación, el usurpador se puso tan nervioso que el magistrado tuvo que ir en persona a verlo a la cárcel.

El 16 de junio de 2018, al fin, Heine salió caminando por la puerta principal de la cárcel gracias a la prisión domiciliaria otorgada por Ordoqui. Sin embargo, la libertad sólo le duró hasta octubre, cuando la jueza Garmendia ordenó a la División Delitos Violentos de la Policía Federal su arresto junto al de Lidia Perna, al del “operador” Petrullo, al de María Eugenia Mercado y al del juez.

A Ordoqui no lo pudieron detener porque aún tiene fueros. Mercado, en tanto, se refugió en la casa del magistrado -los fueros también protegen la propiedad- hasta diciembre, cuando finalmente se dejó arrestar.

El juez no tiene un pasado del todo limpio: fue abogado de la Municipalidad de Quilmes cuando el intendente era Aníbal Fernández, se dice que fue él quien manejó el Peugeot 504 en cuyo baúl el propio Aníbal siempre negó haber escapado de la Policía en 1994 cuando fueron a detenerlo a la sede comunal por una causa de corrupción. Ordoqui fue también su defensor en aquella causa penal y al poco tiempo se convirtió en secretario letrado del entonces flamante Tribunal de Casación bonaerense, el máximo organismo de la Justicia Penal de la provincia. Después fue nombrado juez en un Tribunal Oral de Quilmes y luego saltó a lo que es hoy:

Ordoqui también fue dirigente del Club Estudiantes de La Plata, coleccionista de autos clásicos, afiliado radical y simpatizante kirchnerista.

COMENTARIOS