Salud

Seis formas erróneas de limpiar tu zona íntima

Higienizar tu vagina puede ser contraproducente si se utilizan determinados métodos

domingo 17 de febrero de 2019 - 7:42 am

Existen muchas formas de limpiar la zona íntima pero no todas las técnicas son saludables, sino que pueden genenar el efecto contrario. Estas son seis de las más comunes y que jamás deberías intentarlas.

Baños de vapor vaginales

El cuerpo humano, en especial las zonas íntimas no necesitan de vapor. En teoría, estos baños limpian el útero, desintoxican la vagina y alivian los cólicos. Pero en realidad, solo causan irritación.

Crema descongestiva

Según dicen, usar pomadas mentoladas para resfriados mantendrá la zona vaginal limpia. Pero ésta contiene algunos agentes que pueden llegar a dañar la delicada membrana de la piel de la vagina. Además de causar irritaciones y resultar muy difícil de eliminar una vez aplicada.

Duchas vaginales

A pesar de ser muy populares, los ginecólogos advierten que estos baños alteran la flora vaginal haciendo de la vagina una zona más propensa a infecciones. Es necesario saber que la vagina no debe oler “bien” todo el tiempo para estar sana.

Bicarbonato de sodio

Las infecciones vaginales son provocadas por desequilibrios hormonales. Alguna receta para controlar la acidez es la del bicarbonato, ya sea con limón o con vinagre. Esta receta utilizada sobre la zona íntima femenina solo traerá irritaciones e infecciones que no podrá prevenir.

Automedicación

Algunas de las cremas y óvulos farmacéuticos que encontramos en las farmacias sirven en algunas ocasiones, pero es necesario que sean recetadas por un ginecólogo luego de un estudio del caso. No te expongas a efectos secundarios desconocidos.

Insertar objetos

Entre algunas de las cosas que puedes insertar en tu zona V se encuentran: tampones, dedos, un pene, juguetes sexuales, lubricantes y métodos anticonceptivos seguros. Ningún otro objeto debería entrar en tu vagina, por más limpio que se vea o bien que te hayan hablado de él.

La zona íntima es una de las regiones más sensibles del cuerpo, y más propensas a infecciones si no la tratás con cuidado. Lo único que necesitás para una vagina limpia y saludable es un poco de agua (preferiblemente tibia) y jabón neutro. Todo lo demás sobra y puede incluso ser muy peligroso.

Fuente: La bioguía

COMENTARIOS