Salud

Diez síntomas del envejecimiento más allá de las arrugas

Las diferencias en diversos aspectos del cuerpo con el paso de las décadas

miércoles 6 de febrero de 2019 - 7:49 am

Normalmente, hablando de los primeros síntomas del envejecimiento, siempre se mencionan las arrugas y la pérdida de elasticidad de la piel. Pero no se tienen en cuenta las señales mucho más objetivas que nos revela el cuerpo al entrar a la etapa de madurez.

1. Ralentización de la reacción

Con la edad, la velocidad de reacción comienza a verse reducida notablemente. Para asegurarte de que esto no sea consecuencia de la fatiga realizá esta prueba:

– Tomá una regla con una longitud de 45 cm

– Abrí la palma de la mano con un ancho aproximado de 10 cm

– Pedile a alguien que sostenga la regla encima de tu mano con el máximo valor que indica esta hacia abajo. Luego, la persona debe dejarla caer sin previo aviso y vos, atraparla lo más rápido posible

– Repetí la prueba tres veces, anotá cada vez en qué valor la atrapaste con tus dedos, para luego calcular el resultado en promedio

Normalmente, para una persona entre 20-30 años, el resultado será de 30 cm, para una entre 40-50, será de 20 cm. Si tu resultado difiere de estas cifras con un valor más pequeño, parece que los procesos de envejecimiento en tu cuerpo se están acelerando.

2. Aumento del tiempo de curación de las heridas y moretones

Las heridas y hematomas en el cuerpo tardan mucho más tiempo en curarse que antes. La piel humana tiene la sorprendente habilidad de regenerarse. La alteración de este proceso indica que los sistemas internos fallan, lo que puede ser provocado, entre otras cosas, también por el envejecimiento del cuerpo.

3. Disminución de la capacidad de levantar un peso habitual

Los músculos pierden masa, lo que afecta principalmente la fuerza y la resistencia.

4. Empeoramiento de la visión

Tras cumplir los 40 años, la llamada hipermetropía senil, poco a poco, comienza a desarrollarse: las personas, cada vez ven peor los objetos de cerca y con frecuencia acaban necesitando lentes para leer.

No es difícil comprobar el estado de la vista: simplemente acercá a los ojos cualquier texto impreso y medí la distancia mínima con la que podés ver bien las palabras. A la edad de 20 años, esta será de aproximadamente 10 cm, pero a los 40 ya será de aproximadamente 23 cm.

Dependiendo de cuán diferente sea tu resultado personal de los valores generalmente establecidos, podés valorar el ritmo del envejecimiento de tus ojos y, en caso de preocupación, deberías contactar a tu médico para corregirlo y prevenirlo.

5. Cambios en el patrón a la hora de ganar peso

¿Notaste que tus pantalones empiezan a apretarte por la cintura y, por las caderas, al contrario, están más sueltos? Ganar exceso de peso en la zona del abdomen es una señal clara de que tu cuerpo está envejeciendo rápidamente.

La situación se ve agravada por la ya mencionada pérdida de masa muscular, en este caso, en la zona de las caderas. Con la ayuda de una dieta equilibrada y ejercicio podés mantener un buen tono físico.

6. Te piden todo el tiempo que vayas más rápido

La velocidad a la hora de andar de una persona es un indicador bastante riguroso de la calidad del funcionamiento de los músculos de las piernas, en primer lugar, y de la velocidad de transmisión de los impulsos nerviosos, en segundo. Estos son casi los principales factores que condicionan el envejecimiento. Se puede hacer frente a ambos con éxito, aumentando la duración de las caminatas y mejorando el nivel de tu tono físico en general.

7. Alteración del funcionamiento del sistema vestibular

Los científicos han demostrado que, a la edad de 80 años, una persona, en promedio, experimenta poco a poco una pérdida casi total de la capacidad de mantenerse mucho tiempo con los ojos cerrados apoyado en un solo pie.

En esto se basa una prueba simple que te permitirá evaluar la velocidad de los procesos de envejecimiento en tu propio cuerpo:

– Ponete recto sobre el suelo, juntando las piernas. Cerrá los ojos

– Levantá y doblá una pierna por la rodilla: la izquierda, si sos diestro, y la derecha, si sos zurdo;

– Calculá el tiempo para evaluar cuánto podrás mantenerte en esta posición hasta que pierdas el equilibrio.

La norma para una persona de 30 años de edad que no experimenta problemas con el sistema vestibular, es de 20 segundos o más, mientras que alguien longevo no duraría ni siquiera 10 segundos.

8. Frente plana

Pocas personas saben que la edad la revela también una frente absolutamente plana. Este efecto se produce por sufrir de una atrofia de la capa de grasa subcutánea, debido a la cual la frente pierde su volumen propio de la juventud, aunque puede permanecer bastante lisa al mismo tiempo.

Como resultado, el plano de luz y sombra en el rostro cambia, haciéndolo parecer de mayor edad. Empeora la situación la corrección de las arrugas horizontales en la frente con la ayuda de la toxina botulínica, la cual acelera aún más la atrofia de la capa de grasa.

9. Surco nasolabial alisado

Con el paso de los años, se pierde el color y el volumen de los labios como así también se produce el alisamiento gradual del surco nasolabial.

El surco nasolabial, conocido como filtrum o surco del filtrum, es la zona comprendida entre la base de la nariz y el “arco de Cupido” (las dos líneas que conectan la nariz con el labio superior recién el nombre de columnas del surco). Esta es una zona importante en la forma del rostro. En la juventud, destaca por su expresión y presenta relieve, pero con el paso de los años se vuelve cada vez menos notoria y, al llegar a la vejez, a la mayoría de las personas se les alisa por completo.

10. Anhedonia

Es la disminución o pérdida de la capacidad de disfrutar de la vida. Si sentís que, poco a poco, estás perdiendo interés por las actividades que antes te gustaban, debés encender las alertas. Los síntomas similares pueden venir acompañados, por ejemplo, por la disminución de la vitalidad debido a un cansancio en exceso (trabajo, hogar…) o depresión.

Fuente: Genial gurú

COMENTARIOS