Alimentación

Jugos de frutas: qué debemos tener en cuenta

No siempre podemos estar haciéndole un favor a nuestro cuerpo al consumirlos

viernes 1 de febrero de 2019 - 7:49 am

Los jugos frescos se han convertido en un elemento básico de muchas dietas, en especial para esos consumidores atareados y preocupados por su salud que buscan ahorrar algo de tiempo al hacer su comida sin perderse de los nutrientes.

También se han asociado los jugos con la idea de que pueden ayudar a perder peso y a “desintoxicar” el cuerpo. Todo esto ha hecho de los jugos un negocio extremadamente lucrativo.

En los jugos de frutas se elimina casi toda la fibra. Es por esto que la fructosa (un azúcar natural que se encuentra en todas las frutas) en los jugos cuenta como “azúcares libres”, un grupo que incluye a la miel y a los azúcares que se le añaden a los alimentos.

El problema está en que, una vez eliminada la fibra, la fructosa del jugo se absorbe con mayor rapidez. Los incrementos repentinos en el azúcar en la sangre hacen que el páncreas libere insulina para regresarlo a un nivel estable. Con el tiempo este mecanismo se puede agotar, aumentando así el riesgo de desarrollar diabetes tipo dos.

Debido a que los líquidos pasan del estómago al intestino más rápido que los sólidos, incluso cuando el contenido nutricional es similar al de la fruta entera, los jugos generan cambios más marcados y más rápidos en los niveles de glucosa e insulina.

Y los jugos de vegetales, aunque pueden proporcionar más nutrientes y menos azúcar, siguen careciendo de fibra.

Las dietas altas en fibra están relacionadas con un menor riesgo de desarrollar enfermedades coronarias, derrames cerebrales, presión arterial alta y diabetes. A los adultos se les recomienda consumir 30gr de fibra al día.

A su vez, la Organización Mundial de la Salud recomienda que los adultos eviten consumir más de 30gr de azúcares añadidas al día, lo que equivale a 150ml de jugo de frutas.

El consejo actual es de 150ml de jugo de frutas al día, pero si usás un extractor de nutrientes en casa, esto podría mantener los niveles de azúcar en la sangre relativamente estables.

Otra forma de mejorar los efectos del jugo de frutas en la salud es buscar fruta madura para retener la mayor cantidad posible de sus propiedades. Las uvas, por ejemplo tienen la mayoría de sus fitonutrientes en la semilla y muy poco en la pulpa. Y la mayoría de los compuestos fenólicos y flavonoides benéficos de la naranja se encuentran en la cáscara, la cual se pierde en las extracciones tradicionales.

Fuente: BBC Mundo

COMENTARIOS