Salud

Hábitos alimentarios y ejercicios para cuidar tu visión

Los ojos son una parte muy delicada del cuerpo y desde la alimentación y ciertas actividades podemos ayudar a protegerlos

miércoles 30 de enero de 2019 - 7:59 am

Aparte de llevar un estilo de vida sano y activo, consumir más a menudo estos alimentos o nutrientes te ayudará a mantener los ojos sanos y a prevenir la aparición de trastornos oculares.

1. Alimentos amarillos

La luteína y zeaxantina son pigmentos de color amarillo, solubles en grasa, que se concentran en la mácula. Su papel es evitar la formación de radicales libres y moléculas oxidativas, que dañan las membranas de las células de los tejidos oculares. Incluir estos alimentos podría reducir el riesgo de cataratas y de la degeneración macular: brócoli, las semillas de trigo, la col de Bruselas, el apio, el mango, la papaya o la naranja.

2. Alimentos ricos en betacaroteno

Las frutas y hortalizas de color naranja son ricas en betacaroteno, un precursor de la vitamina A, que ayuda a regenerar la púrpura visual, lo que mejora la visión nocturna. Incluí zanahorias, calabazas y espinacas.

3. Vitamina E

El germen de trigo es muy rico en vitamina E, gran antioxidante, que protege la vista del daño de los radicales libres. Agregá a tu dieta almendras, avellanas, lino o semillas de girasol.

4. Zinc

Este mineral cumple un papel básico en la inmunidad y ayuda a liberar la vitamina A del hígado para que pueda utilizarse en el tejido ocular. Su deficiencia puede provocar deterioro de la mácula. Las legumbres, las semillas y los frutos secos son una buena fuente.

No solo con la alimentación conseguirás mantener una buena salud ocular. Estos ejercicios y hábitos diarios también te ayudarán.

5. Hacé descansos a lo largo del día

Descansá al menos una vez cada hora en tu trabajo. Podés irte al baño, a descansar o a beber algo. Si no podés hacerlo, opciones que también te servirán:

– Cerrá los ojos suavemente, relajálos y parpadeá de forma exagerada un momento.

– Mirá a lo lejos sin fijar la mirada en nada durante 15 segundos.

– Sentado, ejecutá un suave palmeo en los ojos con las palmas de las manos ligeramente ahuecadas, sin presionar. Luego cerrá los ojos, respirá profundamente y fijá la atención en la oscuridad unos minutos.

6. Entrená el enfoque

Para prevenir la vista cansada hay que estimular el músculo ciliar.

– Tapate un ojo, mirá un objeto lejano y enfocalo.

– Luego, mirá un objeto cercano y enfocalo.

– Andá alternando así el enfoque durante dos minutos.

7. Ejercitá la visión binocular

Para coordinar mejor ambos ojos:

– Sostené un lápiz a 40 cm de los ojos y acercalo despacio.

– Mirá lejos y volvé a forzar la convergencia sobre el lápiz.

– Alterná la vista así dos minutos. Al mirar lejos, el lápiz se ve borroso y doble.

– Realizá el ejercicio con los dos ojos.

8. Movilizá los ojos

Para dar agilidad a los ojos sostené un lápiz con la mano y miralo mientras lo desplazás lentamente en vertical, horizontal y en círculos. Al terminar, parpadeá rápido varias veces, cerrá los ojos y relajate.

9. Utilizá una buena iluminación

Usá lámparas de luz indirecta, preferiblemente de “luz día” o con un CRI superior a 90, o bien fluorescentes antiparpadeo. En la zona de trabajo la luz debe ser homogénea, sin zonas de contraste.

10. Humidificá el ojo

Para compensar la sequedad que provocan el aire acondicionado o la calefacción, podés usar gotitas y un humidificador.

Fuente: CuerpoMente

COMENTARIOS