Premios Oscar

Insólito: ¿se viene un premio Oscar para un perro?

Quieren que se reconozca tanto a los animales que actúan en las películas como a sus entrenadores

domingo 27 de enero de 2019 - 8:33 pm

Después de que se dieran a conocer las 10 categorías en las que competirá la sensación de Netflix, Roma, en los premios Oscar, miles de personas pidieron a través de redes sociales que también se le considerara como “Mejor Lomito” al perro que aparece saltando en el filme, Borras.

Aprovechando este espontánea campaña, una reconocida marca de croquetas se sumó al movimiento y dirigió una carta a la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas para pedir que abra una categoría especial en la que se reconozca el valor de los perros y los entrenadores de la industria del cine.

La misiva fue compartida en redes sociales e invitan a los amantes de los perros a sumarse a dicha campaña bajo el hashtag #Dogscar: “Los perros  también tienen que practicar varias horas antes de ingresar al set, al igual que todos los demás que reciben premios. Los perros pueden encender la esperanza con un solo ladrido, o quitarnos el aliento con un salto de fe”, se lee en la carta.

“Hay una gran cantidad de perros y entrenadores que han sido galardonados con honores por rescatar a personas, por ayudar a los enfermos o por ir al espacio exterior. Por eso, solicitamos oficialmente abrir una categoría de premios para reconocer a los perros y entrenadores con inmenso talento y contribución en el arte de películas”, agrega.

Un can de oro

Por su parte, el perro elegido por Alfonso Cuarón para su película logró una gran popularidad en las redes sociales después de que se conociera su historia: Manuel Montero, entrenador de perros (aparece en los créditos de la película como encargado de Borras), lo encontró en la calle atado con un alambre en un terreno baldío a punto de morir de hambre y sed. Desnutrido, con bronquitis aguda, infección en la piel debido a la sarna, conjuntivitis y con imposibilidad de retener alimentos.

Borras debió ser hospitalizado, poco a poco fue recuperando las fuerzas y su cola se movía cada día con más energía. La desconfianza hacia las personas, a causa del abandono, fue desapareciendo con las caricias de sus cuidadores profesionales.

Ya recuperado y entrenado, Borras, estuvo listo para la acción. El casting canino buscaba un perro que se pareciera al que Cuarón tuvo cuando era niño. Borras era el candidato perfecto. Y así quedó demostrado en la pantalla grande.

Un Oscar para el mundo animal

A pesar de que no existe una categoría como tal que premie el desempeño de los animales en una producción cinematrográfica, sí ha habido un perro que ha sido galardonado con la icónica estatuilla, pero no por su actuación sino por la decisión de su dueño, el verdadero ganador.

En 1985 la película “Greystoke: The Legend of Tarzan, Lord of the Apes” el perro de Robert Towne, el guionista acabó siendo nominado para el Oscar al Mejor Guion Adaptado en los premios de 1985, después de que éste exigiera que se acreditara a P. H. Vazak, su perro pastor húngaro, como quien lo había redactado. Así que fue el nombre del lanudo animal el que constó como guionista del filme tanto en los títulos como en los créditos.

El famoso terrier que participó en “The Artist” generó un movimiento conocido como “Consider Uggie” a través de las redes sociales para que también recibiera el galardón por su maravillosa actuación en la premiación del 2011, pero no sucedió nada, a pesar de que se esperaba que ese fuera el momento ideal para aperturar una nueva terna para reconocer el desempeño actoral de los animales.

Pero a pesar de los esfuerzos que se han hecho para otorgarles un reconocimiento especial en los premios más populares del cine, los miembros de la Academia se han negado a reconocerlos. Canes como el san bernardo de “Beethoven”, los Akitas que representaron a Hachiko, el Jack Russell Terrier que dio vida a Pancho en La Lotería, los collies que dieron vida a Lassie, los labradores que dieron vida a Marley, los terriers que encarnaron a Toto en “El mago de Oz”, y por supuesto otro san bernardo en Cujo, han quedado sólo en el reconocimiento del público.

COMENTARIOS