Salud

Cinco productos de higiene personal no se deben compartir

Qué cuidados debés tener con estos elementos

sábado 26 de enero de 2019 - 7:13 am

Existen algunos productos de higiene personal que, aunque se te hayan terminado o te lo hayas olvidado, nunca deberías compartirlos de forma frecuente. Mirá cinco de ellos:

1. El desodorante

Los desodorantes que vienen en gel, roll-on, en crema y en barra no se deben compartir. A excepción de los aerosoles que generalmente se aplican a una distancia de entre 20 o 30 centímetros de la piel.

Por más que te hayas bañado, en las axilas hay microbios y células muertas que se quedarán en el desodorante. Además, esta clase de productos crea un pequeño ecosistema microbiótico. Cuando esos microbios entran en contacto con un cuerpo al que no están habituados pueden desencadenar alteraciones.

2. El jabón

A éste se adhieren parte de los microorganismos y suciedad que se van acumulando. En condiciones normales, estos microorganismos son inofensivos. Sin embargo, si entran en contacto con alguna herida o lesión de la piel podrían ocasionar infecciones y dificultar el proceso de curación.

Las personas con piel sensible pueden desarrollar ciertos signos de alergia a los jabones compartidos, por lo que debes estar alerta ante sequedad en la piel, erupciones o comezón.

Para evitar estos problemas, podés usar jabón líquido, allí, el único momento de contacto es al presionar para obtener jabón.

Además de tener una pastilla de jabón personal, es importante que evites dejarla en ambientes húmedos. Una vez que la hayas usado, colocala en una superficie ventilada. De lo contrario, estás generando un ambiente excelente para la reproducción de microorganismos.

3. La máquina de afeitar

Al tener hojas afiladas que entran en contacto directo con la piel, pueden ocasionar pequeños cortes que dejan restos de sangre en ella.

Los microorganismos presentes en esa sangre y en las células muertas ocasionan un contagio de graves infecciones como hepatitis.

4. La esponja de baño

Tu esponja entra en contacto con hongos y bacterias. Estos causan problemas de la piel, infecciones y cambios de apariencia que harán que no sea saludable. También es recomendable que una vez que terminas de bañarte, la guardes de tal forma que esta se seque.

Un error muy común es guardar las esponjas en una bolsa o recipiente plástico. Allí se mantienen mojadas hasta el siguiente uso. Esto ocasiona que las bacterias se reproduzcan y reduce la vida útil de la esponja. Al menos una vez por semana debés lavar la esponja con un poco de detergente para ropa o shampoo y enjuagarla bien. Antes de usarla, debés dejar que seque perfectamente.

5. El cepillo de dientes

En la boca se alojan diferentes microorganismos en grandes cantidades. Muchos de estos quedan en las cerdas del cepillo y pueden ocasionar enfermedades como el herpes labial.

Al menos dos veces dejá tu cepillo por varias horas en un poco de enjuague bucal para matar las bacterias.

Fuente: Mejor con salud

COMENTARIOS