Economía

La cantidad de salarios necesarios para comprar un inmueble se duplicó en el último año

El cálculo fue estimado en base a los datos de Reporte Inmobiliario sobre el valor promedio del m2 de la propiedad y las remuneraciones medias de asalariados del sector privado, publicadas por el Ministerio de Trabajo

domingo 20 de enero de 2019 - 6:51 pm

La devaluación, que redujo los salarios en dólares mucho más que la cotización de las propiedades en la misma moneda, duplicó el esfuerzo salarial que una familia tiene que hacer para acceder a una vivienda.

Según informó Clarín, en octubre de 2017, cuando el metro cuadrado de un departamento usado de unos 60 metros en Capital Federal costaba U$S 2.205 (mientras el dolar valía $18), eran necesarios 1,53 salarios para comprar uno. Este año, en el mismo mes, se necesitaron 2,7 sueldos para acceder a la misma porción de esa propiedad.

El precio del metro cuadrado de una propiedad pasó a ser U$S 2.349 en octubre de este año. Multiplicado por la cotización del dólar del viernes pasado ($ 38,56) y luego dividido por el salario medio (de $33.590), da como resultado un aumento del 76% en el esfuerzo salarial para la compra.

Aunque los precios de las propiedades medidos en dólares retrocedieron un 10%, la tendencia hacia la baja es bastante resistida por el mercado, mientras que la remuneración media, en dólares, en octubre de 2017 era de U$S 1.367 y un año después -tras la devaluación- se convirtió en el equivalente a U$S 871.

Un reciente informe de la Universidad Argentina de la Empresa (UADE) midió el poder de compra real sobre los departamentos y concluyó que “los salarios medidos en dólares cayeron en mayor proporción al incremento experimentado por los precios de los departamentos nuevos y usados, continuando el deterioro del poder adquisitivo en término de vivienda”.

Según estos datos, en octubre de este año, el salario pudo comprar el 22,6% de un metro cuadrado en la zona norte de la Ciudad de Buenos Aires, proporción inferior a la registrada en el mismo mes del 2017, cuando alcanzó al 40,2%. En el caso de las viviendas usadas, esos datos fueron del 25,7% y 46,6% respectivamente.

COMENTARIOS