Sociedad General

La odisea de un jubilado al que dieron por muerto en PAMI, ANSES y un banco

Ocurrió en La Plata. El hombre de 66 años está sin obra social y pese a haber hecho innumerables trámites, aún no es reconocido como una persona viva

jueves 17 de enero de 2019 - 11:52 am

Oscar Raingenbonn es un hombre de 66 años oriundo de La Plata que está pasando una insólita odisea. Ya fue dado por muerto en tres lugares diferentes y hoy no tiene obra social.

Oscar está desconcertado porque aún no entiende por qué ocurrió el problema. “Consulté en el Registro de las Personas a nivel nacional y provincial y figuro vivo. Pero cada trámite que hago, principalmente en organismos oficiales, estoy muerto. Es una pesadilla”, dijo al diario local El Día.

Todo comenzó en el primer semestre de ese año cuando comenzó los trámites en Anses de Plaza Paso, La Plata. En la entidad le respondieron que no podía avanzar en los trámites porque figuraba muerto en sus registros. Hizo trámites para conseguir certificados de supervivencia, fue a numerosas oficinas para comprobar en los papeles que aún seguía vivo y tenía derecho a una jubilación.

“Terminamos el trámite en Gonnet, por consejo de mi abogada. No lo podía creer lo que me ocurría porque sé cómo se manejan estos trámites a raíz de que mi última etapa como empleado la desarrollé en una casa de sepelios”, contó Raingenbonn al mismo medio.

Sin embargo los problemas no terminaron ahí: cuando fue a cobrar la jubilación al Banco Nación, se encontró con que también figuraba como muerto. “El cajero me miró y me dijo: ´no te puedo pagar porque estas muerto para los registros del banco´”.

Cansado de volver a vivir la misma película hizo otros de trámites para poder cobrar esos haberes. En ese momento lo confundieron primero con una mujer que estaba fallecida y luego con otro hombre que había muerto. Tras un largo rodaje, pudo cobrar con los retroactivos correspondientes.

Para colmo hace pocos días le llegó la tarjeta de PAMI y cuando intentó activarla a través de la página web de la obra social nacional le salió el cartel que no podía avanzar por “datos inconsistentes”.

Fue a la delegación local de la institución y se encontró con que la traba para avanzar en el trámite era la misma de los últimos años: “Otra vez figuro como muerto. Le pedí al empleado que lo solucione, que no me haga pasar otra vez por la misma pesadilla porque no quería afrontar la misma pesadilla pero me respondió que iba a hacerlo cuánto antes, sin darme mayores precisiones. Lo cierto es que estoy sin obra social y a mi edad no puedo estar pendiendo de un hilo porque si me pasa algo se me dificulta afrontar los gastos en caso de un cuadro complejo. Estoy desesperado”, concluyó.

COMENTARIOS