Salud

Cinco maneras de mejorar tu equilibrio

La pérdida de equilibrio comienza mucho antes de lo que creíamos, mirá qué podés hacer para contrarrestarlo

domingo 20 de enero de 2019 - 7:15 am

No podemos detener el paso del tiempo, pero sí frenar algunas pérdidas asociadas a cumplir años. Y una de ellas es el equilibrio. A medida que nos hacemos mayores, nuestro cuerpo pierde masa muscular, lo que implica una merma del equilibrio.

Pero existen formas de evitar o al menos disminuir sus riesgos:

1. Revisar los oídos

Una infección de oído recurrente, padecer vértigo e incluso algunas medicaciones (antihistamínicos o analgésicos para reducir el dolor) pueden producir una merma en la capacidad natural del cuerpo de mantener el equilibrio.

El oído es crucial para mantener el equilibrio, gracias a un nervio contenido en su interior llamado vestibulococlear, que es el que envía las señales al cerebro que controlan la audición (función auditoria) y ayudan con el equilibrio (función vestibular).

Cuando se padece una infección que afecta al nervio vestibulococlear, las cosas más sencillas pueden volverse tareas difíciles y frustrantes.

2. Entrenar para estar fuerte

A partir de los 25 años comienzan a aparecer señales que advierten del paso del tiempo, relacionadas con el envejecimiento. Ya son reconocibles cambios en los ojos, articulaciones e incluso en el pelo.

Los entrenamientos que tienen como objetivo fortalecer los músculos pueden ayudar a mantener el equilibrio.Caminar al menos 15 minutos diarios a buen ritmo ayuda y bailar nos hace mover todos los músculos del cuerpo y además trabajamos el equilibrio y la flexibilidad. Pero cualquier tarea doméstica sirve.

3. Hacer el flamenco

Un gesto tan simple como mantenerse en pie sobre una única pierna tanto tiempo como sea posible ayuda a fortalecer el equilibio corporal. La eficacia aumenta si se hace con los ojos cerrados, ya que el ejercicio se complica.

Una vez terminado, se debe cambiar de pierna y repetir la postura. Del mismo modo, actividades físicas como taichí, baile o yoga ayudan a mantener el equilibrio.

4. Subir escaleras

Subir con la pierna derecha primero y, después, dejar que se le una la pierna izquierda. Luego toca bajar del peldaño, una pierna cada vez, y repetir el movimiento. Este ejercicio podemos realizarlo cambiando la pierna que inicia el movimiento y siempre a ritmo lento en un principio, para estar seguro de controlar el ejercicio.

5. Usar pelotas de equilibrio

Son un accesorio utilizado en clases de yoga, pero cada vez más habitual también en ejercicios básicos de fitness. El solo hecho de sentarse sobre una de estas bolas ya lo hace. Pero además con ellas se pueden realizar sentadillas o utilizarlas para hacer flexiones.

Fuente: Eroski consumer

COMENTARIOS