Muerte del fiscal Nisman

En problemas: los mensajes que complican a Lagomarsino

Un peritaje de Gendarmería determinó que el técnico intercambió textos de WhatsApp con el fiscal que después fueron borrados

domingo 13 de enero de 2019 - 12:15 pm

Novedades en la causa de la muerte del fiscal Alberto Nisman. La situación de Diego Lagomarsino podría complicarse más a partir de un hallazgo del peritaje en el que trabaja la Gendarmería Nacional, por orden del fiscal Jorge Taiano.

Allí se determinó que fueron cuatro los mensajes de WhatsApps que intercambió con Nisman y que fueron borrados en la mañana posterior a la muerte del fiscal.

En el informe quedó demostrado que Lagomarsino le envió al menos dos mensajes por WhatsApp el 17 de enero por la mañana, previo al supuesto llamado en el que Nisman le habría pedido un arma para protegerse.

Según detalla el diario La Nación, Lagomarsino sostuvo que había sido Nisman quien se contactó el sábado por la tarde con él para pedirle la pistola que terminó provocando la muerte del fiscal.

Después de que se conoció esta novedad el protagonista dijo que no recordaba ese cruce y acusó a los encargados de realizar el peritaje de “confundir los mensajes con lo que realizó al día siguiente”.

La Gendarmería, que tiene un área especial y sellada con acceso restringido para el análisis de la computadora y los teléfonos, pudo determinar a través del log (una especie de archivo que registra todas las actividades de un sistema informático y que guarda historial de registros de todos los acontecimientos que hayan ocurrido en el celular) que Lagomarsino contactó vía WhatsApp a Nisman a las 11 del sábado 17, y que esa comunicación fue, a su vez, contestada desde el celular de Nisman.

No se sabe el contenido, solo quedó registrado en el teléfono el cruce de mensajes. Con este sistema se puede establecer si hubo un intercambio, pero no se puede recuperar el contenido de los mensajes. Lagomarsino dijo que lo había olvidado. Los investigadores creen que ese mensaje es parte de la trama criminal.

COMENTARIOS