Salud

Probarán un medicamento en pacientes con Hantavirus

Lo desarrolló el Instituto Malbrán; se trata de una pastilla que puede ayudar a acelerar la recuperación de los contagiados que ya se encuentran bajo observación

sábado 12 de enero de 2019 - 9:39 am

El Instituto Malbrán comenzará a entregar desde este martes una nueva pastilla en pacientes infectados con Hantavirus y que se encuentran internados en los hospitales de Epuyén y Esquel, en Chubut.

El nuevo medicamento fue desarrollado por el mismo departamento de infectología que trabaja en vacunas contra la fiebre amarilla.

La información fue brindada por el intendente de Epuyén, Antonio Reato, quién indicó que a partir del martes, el nuevo medicamento estará siendo entregado por los especialistas entre los pacientes. La pastilla puede ayudar a acelerar la recuperación de los contagiados que ya se encuentran bajo observación o en salas de terapias intermedias en los centros de Salud.

Fuentes del Ministerio de Salud confirmaron que el aislamiento preventivo que están llevando adelante con las familias en las que hay infectados, está rindiendo frutos y esperan que en los próximos días los casos de transferencia comiencen a bajar notoriamente. “Estamos seguros de que el plan que hemos dispuesto en los barrios entre los grupos familiares va a funcionar”, señaló una fuente provincial que forma parte de sistema de prevención que opera en Epuyén.

En tanto, los vecinos de la localidad chubutense de Epuyén le pidieron al gobierno provincial que los pacientes internados por hantavirus sean tratados con una máquina de bypass cardiopulmonar que logra reducir en 25 % la mortalidad, según informaron hoy integrantes de la Mesa de Acción y Prevención contra el Hantavirus. En una carta enviada al Ministro Salud provincial, Adrian Pizzi, los vecinos solicitaron que incorporen al tratamiento una máquina de bypass cardiopulmonar que se utiliza en Chile y que habría reducido a un 25% la mortalidad en pacientes contagiados.

También pidieron que se implemente una sala de aislamiento preventivo y un laboratorio con la capacidad de realizar el primer testeo rápido de la enfermedad (test de Elisa) y la conformación de un protocolo de actuación ante casos febriles. Además, consideraron que al tratarse una población pequeña resulta importante que se difunda la información de las personas afectadas para que puedan identificarse de manera veloz a quienes estuvieron en contacto.

COMENTARIOS