Periodismo

Escándalo: periodista alemán denunció haber sido golpeado por fotografiar un basurero a cielo abierto de Vaca Muerta

Se trata de Stefan Borghardt, de 28 años años; en su cuenta de Facebook, publicó una carta en el que realiza su descargo

jueves 10 de enero de 2019 - 7:51 pm

El periodista alemán Stefan Borghardt, de 28 años, fue denunció a través de su cuenta de Facebook que fue golpeado por la policía, luego de tomar imágenes en el basurero a cielo abierto de Vaca Muerta, el pozo petrolero ubicado en la provincia de Neuquén.

Según explica en su relato, Borghardt se encuentra desde fines del año pasado "trabajando en un proyecto personal sobre el Fracking, en las zonas de Vaca Muerta y el Alto Valle rionegrino".

"El lunes, 7 de enero, por las 18 horas andaba por el lote 56 de la empresa Treater Neuquén S.A. cerca de Añelo, fotografiando los basureros petroleros a cielo abierto. Saqué varias fotos con las dos cámaras profesionales que llevaba encima y alcancé a sacar cuatro fotos con el celular. Ahí me agarró un supervisor, me llevó a la entrada del predio en su camioneta y habló por teléfono con su jefe. Éste insistió que borrara las imágenes y yo aparenté que había sacado todas las fotos en rollo. Llamaron a la policía y me llevó a la comisaría 10 de Añelo. Durante el trayecto, la oficial que estaba sentada a mi costado, se metió en mi celular reproduciendo mensajes de voz y leyendo otros mensajes personales enviados y recibidos en altavoz, sin mi autorización", comienza en su publicación de Facebook del día 9 de enero.

"En el primer calabozo me pegaron, me patearon y un oficial que me maltrataba con una escoba desde lejos me dijo que odiaba a todos los alemanes. Otro policía me insistió que me apurara a quitarme los cordones de las zapatillas, porque sino me ayudaría él, y sacó un navaja del bolsillo para asustarme. También me dijo que si me decían que firmara, tendría que firmar y que las cosas no funcionaban como yo me las imaginaba. Yo durante todo ese proceso actuaba de manera defensiva pidiéndoles que no me lastimaran", cuenta Borghardt en su relato en Facebook.

"Después de todo ese proceso me llevaron a otro calabozo, donde permanecí durante aproximadamente dos horas. Cada rato me venían a visitar oficiales para hacerme más preguntas. En ningún momento me dieron el agua que les había pedido. Un policía incluso me preguntó por el valor de mis equipos fotográficos. Me sacaron del calabozo por las 22:20 horas (aprox.) y me llevaron de nuevo a la barra de atención, donde firmé lo que creo que era la denuncia contra mi persona, la declaración de la hora de mi detención y de la liberación y además el acta, confirmando que me habían devuelto todas mis pertenencias. Me informaron que habían secuestrado todo mi equipo fotográfico, pero yo firmé igual", continúa el joven europeo en su texto.

"No pedí que me entregaran una confirmación del secuestro ni leí ninguno de los documentos. Firmé para salir del lugar al instante y para no meterme en más problemas. Ya había aprendido la lección de que no era el ambiente para reclamar mis derechos", explica, resignado, Borghardt.

A su vez, el reportero informó que ya notificó tanto a "la embajada alemana como organizaciones internacionales sobre lo sucedido".

"Me parece que estas injusticias no deberían de ocurrir sin que se entere nadie. Espero poder recuperar los equipos que son mis herramientas de trabajo como periodista", concluye el periodista alemán en su relato.

Crédito: cuenta de Facebook de Stefan Borghardt

Crédito: cuenta de Facebook de Stefan Borghardt

La respuesta oficial a la denuncia del periodista alemán llegó por intermedio del ministro de Trabajo, Desarrollo Social y Seguridad neuquino, Mariano Gaido, quién dijo que ya había solicitado al jefe de la policía provincial, Comisario Rubén Tissier, un "informe completo" de la detención de Borghardt, según explica el diario Perfil.

El reportero alemán y su abogado Emmanuel Guagliardo acusan a la policía neuquina de "indebido proceso, incumplimiento de deberes de funcionario público y abuso de autoridad". Por su parte, la empresa petrolera implicada denuncia a Borghardt por haber ingresado sin pedir autorización, y comprometer la seguridad del lugar.

COMENTARIOS