Belleza

Diez errores a la hora de demaquillarte

Retirar mal el maquillaje que hemos llevado todo el día es tan malo como dejárnoslo puesto toda la noche

miércoles 16 de enero de 2019 - 7:30 am

Retirarse mal el maquillaje que hemos llevado todo el día es tan malo como dejárnoslo puesto toda la noche. El resultado para nuestra piel es el mismo y las consecuencias se hacen notar. Si no nos quitamos correctamente el maquillaje la piel no respira y envejece, se forma grasa, puntos negros, acné y esos brillos dichosos que tanto detestamos.

Para evitar estos síntomas, diez errores que jamás debes cometer al demaquillarte:

1- Tener las manos sucias

Si vamos a tocar nuestro rostro, es fundamental tener primero las manos completamente limpias. Si no, esparciremos todas las bacterias de las manos por la cara.

2. Lavarte solo con agua superficialmente

Cuando te seques, mucha base marrón y rímel verás en la toalla pero eso no significa que hayas retirado todo el maquillaje que cubre los poros de tu piel.

3. Ojo con el demaquillante en crema

Tenés que usar agua y un producto específico para desmaquillarte pero, ojo, la textura crema no es la más adecuada ni efectiva. La densidad de la misma puede congestionar tu piel debido a que no retira todos los residuos.

Se aconseja mucho más usar productos con textura de espuma, mousse, gel o líquido que retiran mejor los excesos sin taponar los poros.

4. Ni frío ni calor

El agua tiene que ser tibia a la hora de entrar en contacto con la piel de tu cara. La fría cierra los poros y la caliente los abre demasiado así que no nos sirve porque puede causar irritación. El agua templada es la que no altera las propiedades de nuestra piel y es la ideal para desmaquillarnos.

5. No frotes en los ojos ni en su contorno

La zona ocular es la más sensible y ya de por sí propensa a la flacidez así que si te poner a frotar como una desesperada, sólo conseguirás resultados de envejecimiento no deseados. Sujetá el algodón empapado en producto y movelo en una sola dirección de un modo firme y sin frotar.

6. No des masajes circulares

Muchas veces vemos masajes faciales que no hacen más que hacer círculos en nuestra frente y mejillas pero eso no va bien y menos para desmaquillarse. Los músculos faciales dibujan una línea completamente recta en diagonal y hay que seguirla.

Para demaquillarte empezá desde la nariz y recorré la mejilla y el pómulo hasta el costado interno de la oreja con movimientos firmes y lo mismo con la otra mitad de la cara, la frente y la barbilla.

7. Usar productos específicos

Lavarse la cara con las manos no basta. Para retirar el maquillaje existen algodones específicos y también cepillos faciales muy útiles que nos ayudarán a que nuestra piel quede libre de impurezas.

8. Productos que ayudan según tu tipo de piel

Si te maquillás esporádicamente cada mucho tiempo o tenés una piel joven, el agua micelar es tu gran aliada. De textura líquida y transparente, ayuda a desmaquillar y purifica tu rostro.

Si tu piel es grasa la textura espuma es la que más te puede favorecer a la hora de retirar el maquillaje porque si usás productos muy densos te generarán grasa cutánea y si son muy líquidos no retirarán bien las impurezas.

Si tu piel es seca, la textura de la leche desmaquillante es perfecta. Sin llegar a ser pesada como la crema, limpia e hidrata a la vez y eso favorecerá que tu piel luzca menos reseca y apagada.

9. Desmaquillar no significa exfoliar

Que retires tu maquillaje con movimientos firmes no significa que te hundas en tu piel y la desgarres. Tiene que ser suave y delicado, no pretendiendo exfoliar a diario tus puntos negros a nivel profundo porque sino tendrás problemas cutáneos. La exfoliación, una vez a la semana es suficiente.

10. Al levantarte, repetí la rutina

Si anoche te acostaste recién demaquillada, al levantarte es muy aconsejable que te laves el rostro con agua y con tónico para eliminar las células muertas y los posibles restos de bacterias cutáneas. Una vez limpia, tu piel absorberá mucho mejor la hidratación que le proporciones.

Fuente: Yahoo

COMENTARIOS