Belleza

Las rutinas de belleza facial según la edad

Qué productos se recomiendan para cada etapa

jueves 3 de enero de 2019 - 7:04 am

La piel cambia con la edad, y por esta razón nuestras rutinas de belleza también deben modificarse y adecuarse a las necesidades.

Una crema perfecta es la que aporta hidratación suficiente a la piel y te ayuda a prevenir arrugas. A medida que aumenta nuestra edad, el cutis se vuelve más exigente, el colágeno de la dermis disminuye y la regeneración celular pierde eficacia.

A los 20 años, las imperfecciones son aún casi imperceptibles, pero sí es necesario el uso de una buena crema hidratante. Aunque no notes los primeros signos del envejecimiento, la prevención es la mejor cura. El uso prematuro de una crema anti-edad te ayudará a renunciar a maquillarte diariamente.

Para evitar la aparición de las primeras arrugas se recomiendan productos con ácido hialurónico, urea o glicerina. Estos ayudan a retener el agua y la hidratación. Los antioxidantes previenen el daño celular, están, por ejemplo, en cremas con alto contenido en vitamina E o Q10.

Si te tomás muy en serio tu rutina de belleza podés usar una crema diferente para el día y otra para la noche. Las de día generalmente contienen un factor de protección solar para protegerte de las agresiones del sol. La luz UV es responsable de hasta el 80% del envejecimiento prematuro.

Las de noche proporcionan ingredientes potentes para que se regenere de forma óptima mientras dormimos. Si usás a diario una crema sin protector solar podés ponértela tanto para el día como para la noche.

Las cremas para el contorno de ojos son esenciales porque la piel de esta zona es especialmente sensible, porque es hasta 3 veces más delgada que el resto de la del rostro. Además, tiene menos fibras de colágeno, por lo que perderá elasticidad más rápidamente. Las cremas con ácido hialurónico, aminoácidos o suplementos de hierbas como el aloe vera o el pepino son nutritivas e hidratantes.

Los lípidos (grasa) también dan elasticidad a esta zona, y se encuentran, por ejemplo, en aceites vegetales como el de onagra, la semilla de uva o el aceite de germen de trigo. La coenzima Q10 promueve el metabolismo energético de las células y fortalece la piel alrededor de los ojos.

Depende de cómo sientas tu piel después de limpiarla tendrás que cambiar de limpiador según tu edad. Si tolera bien el producto y la notás fresca y sensible después del desmaquillante, entonces no es necesario que uses otro producto. Si tu  piel se empieza a resecar y se tensa después de limpiártela, es momento de encontrar una alternativa más hidratante.

Por ejemplo, las toallitas son últimes para quitar el maquillaje, pero no aportan ningún beneficio de cuidado adicional de los que tu piel necesita a partir de los 30 años. Además, suelen contener conservantes que pueden irritarla.

Si seguís teniendo granitos después de los 30, prestá atención a la alimentación y el exceso de grasa, azucar o productos lácteos. El estrés o un ciclo hormonal desajustado también pueden tener algo que ver.

En cuanto al sérum, roporciona a la piel ingredientes necesarios de una forma más concentrada que las cremas de día o de noche. Su principal característica es su formulación ligera. Podés empezar a usarlo a partir de tus 35. Recurrí a uno que contenga ácido hialurónico, aminoácidos o vitamina E revitalizante.

Fuente: En femenino

COMENTARIOS