Renuncia

La influencia de Techint en la renuncia de Iguacel como secretario de Energía

El exfuncionario, que había mantenido discusiones "a los gritos" con Nicolás Dujovne, no era visto con buenos ojos desde la empresa de Paolo Rocca

viernes 28 de diciembre de 2018 - 9:27 pm

En la tarde del viernes, se confirmó una noticia que, en el Gobierno, ya se venía comentando: tras los aumentos de luz y gas, Javier Iguacel dejó de estar al frente de la secretaría de Energía.

De acuerdo con La Política Online, el pedido de su remoción no habría sido (solamente) de la Casa Rosada, sino también del empresario más fuerte del país: el dueño de Techint, Paolo Rocca.

A su vez, la "irreconciliable" relación de Iguacel con Nicolás Dujovne, luego de algunas peleas "a los gritos", que tuvo como punto de inicio "las benditas 24 cuotas" comunicadas a los usuarios para compensar las pérdidas de las empresas por la devaluación, marcaron el final del funcionario al frente de la cartera que liderara Juan José Aranguren cuando tenía rango ministerial (algo que también erosionó el vínculo entre el ministro de hacienda e Iguyacel ya que éste respondía a un hombre de Dujovne).

El rol de Rocca en la salida de Iguacel

Ante las exigencias del FMI, el funcionario tuvo que asumir el difícil rol de cambiarles las reglas de juego a las productoras gasíferas, aplicando un fuerte recorte de los subsidios que recibían por el gas de Vaca Muerta.

Entre ellas, Tecpetrol (la petrolera del holding ítalo argentino) acaparaba prácticamente la mitad de las erogaciones del Estado y en consecuencia lideró la fuerte oposición a esta medida, amenazando con judicializar el diferendo. "La negociación fue durísima, pero no les quedó otra que aceptar", confió a este medio una altísima fuente de la secretaría.

Sin dudas, la firma de Rocca fue la estrella en materia gasífera en 2018, donde a partir de su mega yacimiento Fortín de Piedra, más que duplicó su producción. Es por eso que empieza el 2019 como la más perjudicada al fijarle como tope de subsidios el horizonte de producción estimado en el proyecto original y no las cifras actuales que lo superaron con creces. Para tener una idea del impacto del ajuste, el Gobierno fijó un tope de 710 millones de dólares para todo el programa en 2019, cuando solamente Tecpetrol debía recibir en torno a los 670 millones de dólares.

No obstante, la medida afectó a toda la industria, tanto a las empresas que ya estaban produciendo, como a las habían presentado sus proyectos en tiempo y forma para que ingresen en el marco de la Resolución 46 y puedan cobrar los respectivos subsidios. Este último caso, situación dentro de la que se encontraba YPF, implicó un ajuste mucho mayor, eliminando prácticamente los incentivos a la producción del "nuevo gas".

En este sentido, Iguacel también ya había tenido importantes roces con el presidente de YPF Miguel Ángel Gutierrez y el director Fabián "Pepín" Rodríguez Simón a raíz del control que quiso imponer sobre la petrolera estatal.

COMENTARIOS