Alimentación

Seis consejos para cuidarse con la bebida en las fiestas

Es una época de celebración pero el alcohol puede jugarnos una mala pasada si no tomamos ciertos recaudos

domingo 23 de diciembre de 2018 - 7:59 am

En Navidad tendemos a ser más flexibles y a darnos más libertad tanto en la comida como en la bebida.
El consumo excesivo de alcohol en estas fechas puede conllevar una serie de problemas, por ello, podés seguir estos seis consejos para evitar inconvenientes de todo tipo.

No beber con el estómago vacío

Facilita que este llegue más rápido al torrente sanguíneo precipitando su efecto y provocando mayores efectos secundarios.

Si comemos, se absorbe de una forma más lenta, reduce el pico de concentración en sangre y resulta menos tóxico.

Alternar con agua

Al hacerlo, nos estaremos saciando y nos llenaremos más rápido reduciendo las ganas de seguir consumiendo bebidas. Esto conseguirá que consumamos menos alcohol del que consumiríamos si no alternáramos.

Además, nos ayudará a mantenernos hidratados, de manera que ayudemos a reducir los efectos tóxicos. De esta manera nos ayudará a reducir algunos síntomas al día siguiente como los mareos o los dolores de cabeza.

No mezclar diferentes bebidas

Cuando lo hacemos corremos ciertos riesgos como calcular mal la cantidad de alcohol que en realidad hemos tomado.

Si no mezclamos conseguimos tener más conciencia de la cantidad que hemos bebido y podemos calcular mejor cuándo parar sin que sea demasiado tarde.

Evitar las bebidas con más congéneres

Los congéneres son algunas sustancias como la acetona o el metanol que se producen al fermentar el azúcar de las bebidas alcohólicas. Son tóxicas y afectan a los vasos sanguíneos y nuestro tejido cerebral.

Uno de los trucos para saber qué bebidas tienen la mayor cantidad de congéneres es la de observar su color. Cuánto más oscura es, más congéneres tiene. Por ello, las menos recomendables son el brandy, el ron, el vino tinto o el whisky.

Elegir bebidas con poca graduación

Entre ellas, el vino blanco o la cerveza son algunas de las opciones con menor graduación alcohólica.

Dejá la copa en la mesa o apoyada entre tragos

Cuando mantenemos la copa o el vaso constantemente en la mano bebemos más. El motivo principal es que está ahí, a la vista. Pero también porque nos molesta y cuanto antes la bebamos antes nos la podemos quitar. Por ello, es una buena idea que dejemos la copa en la mesa o apoyada en algún sitio entre los tragos.

De esta manera no solo beberemos más despacio, dando tiempo a nuestro organismo a procesar el alcohol, sino que beberemos menos.

Fuente: Vitónica

COMENTARIOS