Salud

Cuáles son las pinturas menos nocivas para la salud

Con el tiempo se ha descubierto que muchos de los productos utilizados en las pinturas plásticas resultan tóxicos

sábado 22 de diciembre de 2018 - 7:06 am

La aparición de los componentes derivados de la química de síntesis en el siglo XIX revolucionó el mundo de la pintura sobre todo por los nuevos procesos de producción, más económicos pero a la vez mucho más contaminantes.

Hay dos tipos de intoxicación por exposición a productos que habitualmente se encuentran en las pinturas plásticas: las agudas, que suelen presentar síntomas como la irritación de los ojos y las mucosas, dolor de cabeza o vómitos y que suelen desaparecer rápidamente tras la exposición; y las crónicas, que se producen por la absorción de pequeñas dosis de sustancias químicas que las pinturas liberan al ambiente durante largos períodos de tiempo, que se suelen detectar después de mucho tiempo de análisis y diagnósticos equivocados a la persona afectada y que pueden derivar en el Síndrome de Sensibilidad Química Múltiple (SQM).

A diferencia de las de origen mineral, las pinturas plásticas ofrecen un entorno ideal para la proliferación de hongos y bacterias por su composición orgánica. Antiguamente se realizaba un encalado periódico a las viviendas con el fin de regular la humedad relativa, las filtraciones y controlar la proliferación de hongos. Hoy la alternativa la plantean las pinturas minerales en cualquiera de sus variantes: a la cal, al silicato, etcétera.

A pesar de que las minerales tienen una durabilidad superior a la mayoría de plásticas y se aplican igual aunque de forma algo más lenta, su coste ligeramente más alto ha sido habitualmente suficiente argumento para no utilizarlas.

Las pinturas al silicato cristalizan en el secado penetrando en el material de soporte y asegurando una durabilidad muy elevada y una fácil reparación. Estas son las únicas que se han demostrado inalterables a la radiación directa del sol y el agua, capaces de humedecerse y secarse sin presentar desprendimientos. Su principal inconveniente es que no pueden ser aplicadas sobre paramentos ya pintados previamente con pintura plástica.

De todos modos, las pinturas llamadas naturales o ecológicas tampoco se pueden considerar inocuas al 100% ya que las sustancias naturales en estado concentrado también pueden ser nocivas. Lo que sí se puede asegurar es que quien escoge este tipo de pinturas corre un riesgo mucho menor de intoxicación, a la vez que contribuye a la protección del medio ambiente.

Fuente: Arquitectura y diseño

COMENTARIOS