Inflación

Muy serio: Según consultoras privadas, la inflación de marzo volvió a superar el 3%

Incidieron principalmente los aumentos en la nafta, las prepagas, los útiles escolares por el inicio de las clases y la indumentaria

sábado 5 de abril de 2014 - 9:04 am

Para la mayoría de las consultoras privadas, la inflación de marzo se ubicó por encima del 3 por ciento y en el primer trimestre del año la suba de los precios rondaría entre un 11 y 15%, según las distintas mediciones.

Según M & S (Melconian y Santángelo) la suba fue del 3,8%. Para Elypsis (Eduardo Levy Yeyati) fue del 3,2%. Tanto para Orlando Ferreres como para el Estudio Bein estaría en torno al 3% con los alimentos con un alza del 2,1%. En tanto para la CGT de Hugo Moyano dio 3,54% y para Indecom el 3,23%. El INDEC dará a conocer su medición el 15 de abril.

Los funcionarios de Economía -y muchos analistas privados- esperaban para marzo una inflación más baja, a tono con la contención del dólar en torno de los 8 pesos, pero varios factores impulsaron a un mayor incremento de los precios.

En el mes pasado pesaron los aumentos del 6% de los combustibles, el 5,5% de incremento de las cuotas de las prepagas, los mayores precios de la canasta de textos y útiles escolares por el inicio de las clases, el cambio de temporada de indumentaria y los aumentos de los servicios.

En la Capital, a todo eso se agregó el alza de la tarifa del subte. Y se sumaron, aunque a un ritmo menor, los ajustes en los precios de los alimentos.

Hacia delante la inflación se mantiene firme por el nuevo aumento de los precios de las naftas, por el incremento escalonado hasta agosto con alzas de hasta el 400% de las tarifas de agua y de hasta el 284% en el gas que rigen desde principios de mes y de “ajustes” en los llamados “precios cuidados”.

Se sumará además la incidencia sobre los costos de producción y de los servicios de las paritarias que se están firmando en gremios claves, como metalúrgicos y la construcción. De todas maneras, aun falta el cierre de las paritarias de gremios no afines al Gobierno, con demandas de entre el 35 y 40%, como en el caso de los aceiteros.

Otro factor que pesa es la elevada tasa de interés doméstica, cercana al 30%, que fija el Banco Central para su propia endeudamiento que incide sobre los costos financieros tanto de las empresas como de las personas y que pone, también, un umbral de inflación muy elevado.

En el Gobierno esperaban una desaceleración de la inflación apostando a que la disminución del poder de compra de la población con su consecuencia, menor consumo y menor demanda, morigerara la capacidad de las empresas de aumentar los precios. Sin embargo, la “inflación de costos” derivada de la devaluación, del alza de los combustibles y de los mayores costos financieros le está poniendo a la inflación un piso no menor al 2% mensua l si no hay mayores cambios en la cotización del dólar.

Se configura así un contexto más afín a los procesos “de estanflación”. Para este año, y como están las cosas, se prevé que la economía no crezca o suba apenas un 1% mientras la inflación se ubicaría en una franja de entre el 35 y 40%.

COMENTARIOS