Denuncia contra Darthés

Thelma Fardín, sobre su denuncia por violación contra Juan Darthés: “Estoy muy movilizada”

La víctima contó cómo hizo para salir adelante tras la violación y pudo dar más detalles de lo que sucedió la noche de Nicaragua

jueves 13 de diciembre de 2018 - 8:04 pm

Dos días después de denunciar públicamente a Juan Darthés por violación, con el apoyo del colectivo Actrices Argentinas, Thelma Fardín admitió sentirse orgullosa por lo que pasó después de su denuncia, en una entrevista radial.

“Estoy bien, muy movilizada, muy sorprendida con lo que sucedió, realmente. Cuando lo hablé con mi gente, pensamos que si esto sirve para que llegue el mensaje a una persona, estamos felices” expresó en diálogo con el programa El horno está para bollos, que conduce Marcelo Zlotowiazda por Radio Con Vos.

“Creo que esa honestidad con la situación de decir bueno, realmente ponemos el cuerpo porque es una la persona que habla y se libera, se siente contenida por hacer esta declaración. Hay algo que cambia, chiquitito, y estamos felices”, dijo la víctima.

“Era decirle gracias a la repercusión que tuvo y también a las personas que se animaron a hablar y a hacer ruido. Hoy, en mi entorno saben lo agradecida que estoy; acompañada todo el tiempo, es un grupo maravilloso de humanos el que está haciendo esto, por eso digo no es mi causa”, manifestó la entrevistada.

Durante la conversación, Fardín reveló para quiénes eran los agradecimientos que contó ayer a través de sus cuentas de redes sociales, ya que no había especificado los receptores. “Agradezco a la gente que llegó en este momento, gente que viene hace mucho tiempo en mi vida: mis mejores amigas que están cada vez que yo las necesito; las mujeres que vienen militando por esto y que nos habíamos cruzado en el camino por otras cuestiones, como artísticas, no habíamos compartido o yo no estaba tan interiorizada y cuando me empecé a meter me di cuenta de la maravilla que tengo de tener ciertas compañeras que tienen una cabeza brillante para también sacar dimensión a mí de esto. De repente cumplo un rol el cual es importante estar a la altura que me toca hoy, así lo puedo hacer, es decir gracias a esta gente; tengo un ejército de amigos con el amor que me tienen a mí pero también que son capaces de sostener la causa”.

Luego, explicó qué fue lo que hizo para poder seguir adelante. “Es fuerte, yo planteo que lo próximo a cambiar es la sociedad, es que nadie tiene que estar a la altura de nada para poder decir, denunciar y hacerse cargo en este momento, hacer propia su historia. Se necesita saber de lo que se estaba hablando porque tocaba demasiada aristas en este tema, no era una cuestión intrafamiliar, estábamos hablando de algo que abarcaba el rol de la mujer en mi área de trabajo. Si eso me hubiera pasado en el Nacional Buenos Aires, en el Carlos Pellegrini, o en un estudio de abogados, por mi manera de ser, yo creo que hubiese obrado de la misma manera. Me toca que estoy en un ambiente que tiene este tipo de repercusión y por eso me pareció importante adentrarme en el tema, saber de qué se estaba hablando. Tuve la fortuna de cruzarme con Luciana Peker, con ella empecé a hacer un camino en el que me recomendó un par de libros, leí Putita golosa, después me recomendó ¿Por qué volvías cada verano?“.

“Eso generó esta locura que era algo que ya estaba latente en la sociedad y se necesitaba. Esto ya me excedió a mí y excedió el caso en particular. Ahora estamos hablando de una problemática que era necesaria, ya se estaba poniendo sobre la mesa y que se visibiliza, pero hay algo que sucedió que parece que llegó en el momento justo para contarlo”, expresó.

Cuando fue consultada sobre lo sucedido en la gira, la actriz, que por entonces tenía 16 años, contestó: “Esa noche en Nicaragua no estaba mi mamá porque ella no pudo viajar. No pude hablarlo con ella en su momento, solo pude contárselo a dos compañeras del elenco. Volví a Buenos Aires y traté de seguir adelante, todo esto lo digo ahora convertida en una mujer, puedo ver lo que le pasó a esa nena que fui. En ese momento no tenía la posibilidad de ver lo que estaba pasando, era otro momento social donde la culpa te carcomía, la culpa era mía. Si hoy estamos ante este despertar es porque con mi caso, mi gente se atrevió a hacer algo que sirva y terminó en esta repercusión, evidentemente antes teníamos un bozal, era imposible hablar. En ese momento le tenía miedo”.

Incluso, se atrevió a agregar palabras que le había dicho el denunciado en 2008, pero, previsiblemente, no es algo de lo que le gusta hablar: “Yo ese miedo lo puedo decir ahora. Él me dijo ‘mirá cómo me pones’, como culpándome a mí, yo sentía mucha culpa. Hay algo que me dijo que también me paralizó en ese momento que fue ‘a donde yo vaya venís conmigo’, como garantizándome la posibilidad de trabajo”, dijo Thelma muy dolorida.

Además, contó cómo esas frases hicieron que ella se sintiera desvalorizada profesionalmente. “A mí siempre me movilizó que me dijeran lo buena actriz que soy; que alguien me dijera que era bella, provocó que me bloquee por completo porque yo siempre tuve la necesidad de mostrarme talentosa en mi profesión. Me hacía sentir que mis posibilidad laborales estaban atadas a lo que él quería hacer con mi belleza física y no por mi talento, fue terrible. Todo este proceso a los 16 años evidentemente no lo podía articular con esas palabras”.

Al mismo tiempo, explicó que en su habitación de la gira “no había nadie, yo dormía sola; de hecho, hablé con mi compañera de cuarto que no estaba esa noche. Cuando volví, tuve que soportar esa noche sola que fue muy duro. Cuando lo conté fue en el avión de vuelta a Buenos Aires y lo que me sucedió fue esto, que se lo conté a dos nenas que se quedaron paralizadas, no supieron que hacer con eso”.

Y siguió: “Esa noche la pase sola en mi habitación, y además, esa noche él me llamó insistentemente, y terminé descolgando el teléfono porque no soportaba su insistencia. Como no tenía despertador, pedía que me llamaran para no quedarme dormida. Tuve que quedarme despierta toda la noche por miedo a perderme el avión, fue una noche difícil”.

La periodista Teresa Donato, amiga de la entrevistada, le preguntó si alguna vez se volvió a cruzar con el denunciado. “No lo volví a ver nunca más. Hace unos meses, estaba camino a terapia con un amigo, creí que me lo había cruzado y me paralicé. Me di cuenta de que tenía que hacer algo mas todavía, no podía permitir que algo o alguien me generara eso en mi cuerpo, que me impidiera esta autonomía de parálisis, hay que laburar para curar ese miedo interno”.

Finalmente, confesó que cuando Calu Rivero hizo la denuncia contra Darthés, se “moría de ganas de salir a decir que dejen de hablar mal” de ella, “quería salir a gritar mi verdad, pero sabía que tenía que estar a la altura”, porque  “no podíamos banalizarlo, farandulizarlo”, ya que “esto era una problemática social que había que visibilizar”. “Todo esto ya me excedió por completo, está sucediendo algo que no tiene que ver conmigo. Yo fui un eslabón más”, cerró.

COMENTARIOS