Política

El plan oculto de Nicky Caputo tras ser nombrado cónsul de Singapur

Con privilegios consulares, Caputo buscará participar al Gobierno de Singapur de la licitación del puerto de Buenos Aires, cuya concesión vence en 2020

viernes 7 de diciembre de 2018 - 12:54 pm

El amigo íntimo de Mauricio Macri desde su niñez en el Colegio Cardenal Newman, Nicolás Nicky Caputo, fue nombrado Cónsul de Singapur este jueves por la Cámara de Diputados, que aprobó el pliego de 32 cónsules honorarios.

El nombramiento fue con escasa representatividad, con 96 voluntades a favor del oficialismo, 48 en contra del kirchnerismo, y 36 abstenciones de Argentina Federal y el massismo. Pero con eso bastó para revertir el fallido intento de julio y logró, esta vez, convertirse en Cónsul del país asiático.

Ahora, Nicky tendrá en sus manos la licitación del puerto de Buenos Aires, que solicitó el Gobierno del país mencionado y que confirmó su primer ministro Lee Hsein Loong en una reunión con Macri y Caputo en Casa Rosada, la semana pasada.

Se trata de un plan a 40 años que la Administración de Puertos trabajó junto a la consultora internacional ALG y a los operadores del puerto de Rotterdam.

Incluye la unificación de las tres concesiones actualmente vigentes para lograr una mayor competitividad y requiere una inversión aproximada de 1500 millones dólares, nada difícil para el tercer centro financiero de Asia.

Las concesiones actuales del puerto vencen en mayo de 2020 y el plan del Gobierno de Singapur es convertirse en uno de los operadores desde ese año, con Nicky Caputo como nexo.

Tras el nombramiento, la polémica. Mientras algunos denunciaron que ahora Caputo tendrá ciertos beneficios impositivos e “inmunidad judicial”, otros aseguraron que no. “El cónsul honorario no goza de inmunidad y de privilegios personales. Solamente tiene inmunidad relacionada a su rol de cónsul. Para que no haya ninguna suspicacia”, aclaró la macrista Cornelia Schmidt Liermann, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores.

La aclaración ya la había hecho el canciller Jorge Faurie en su última visita a Comisión, pero el kirchnerista Guillermo Carmona no tardó en desmentirla.

“Los cónsules honorarios tienen los beneficios del Convenio de Viena, a la que adhirió Argentina en 1967”, leyó el mendocino y los enumeró: trato especial del Estado receptor, privilegio de tratamiento en causas penales y exenciones impositivas.

“Esto significa que si tiene que declarar podrá excusarse por ser un tema consular. No podemos darle estos privilegios al hermano de la vida del presidente. Proponemos separar este pliego y tratar una ley especial para regular el nombramiento de los cónsules honorarios”, planteó Carmona.

Monzó miró a Schmidt Liermann, que se animó a pedir la votación, le salió bien y le dio a Macri la mejor noticia después del G20, mientras descansa en su quinta de Neuquén. El lunes sus diputados se habían sorprendido con la incorporación de los cónsules en el pliego de extraordinarias.

Con privilegios consulares, Caputo buscará que el Gobierno de Singapur participe en la licitación por el nuevo Puerto de Buenos Aires, un plan a 40 años que la Administración de Puertos trabajó junto a la consultora internacional ALG y a los operadores del puerto de Rotterdam.

COMENTARIOS