Alimentación

Qué deben evitar comer tus hijos antes de hacer deporte

Qué conviene y qué no a la hora de recargar energía para la actividad física

jueves 13 de diciembre de 2018 - 7:51 am

Cuando planificás comidas para tus hijos que sean previas a la actividad física, debés evitar algunas de ellas.

Hamburguesa con queso. Los alimentos grasos como las carnes rojas o procesadas y los productos lácteos enteros pueden hacer más lenta la digestión de tu hijo.

Un brownie gigante. Los dulces y los postres (cualquier cosa que contenga mucha azúcar) harán que el azúcar en la sangre de tu hijo aumente. Esto significa que es probable que experimente un estallido de energía seguido de una fuerte bajada.

Arroz integral, frijoles negras o ensalada. Los alimentos ricos en fibra, como las legumbres, los cereales integrales y las verduras de hoja, suelen ser una opción inteligente.

Pero durante un ejercicio vigoroso podría funcionar demasiado bien y causar malestar estomacal o diarrea. Un poco de fibra está bien.

Plato grande de pasta. Los almidones, como los que se encuentran en la pasta, el arroz blanco, el pan blanco, etc., proporcionan energía al cuerpo de los niños. Pero estos carbohidratos también liberan su energía rápidamente, como lo hacen los alimentos azucarados, por lo que pueden causar una depresión post-digestiva. No hay necesidad de acumular carbohidratos adicionales antes de hacer deporte o entrenar.

Un plato que nunca ha probado antes. La comida previa al juego no es el momento adecuado para esto. Alimentos nuevos o inusuales podrían causar malestar estomacal o alguna otra reacción adversa.

Maximizar la nutrición en las comidas antes del juego

Mucha agua. Tu hijo necesita beber mucha agua antes, durante y después de los juegos. Esto ayudará a prevenir la deshidratación y las enfermedades causadas por el calor.

Carbohidratos. Desde granos enteros hasta frutas y verduras de todo tipo, son esenciales para potenciar el entrenamiento. Solo observá el contenido de fibra y azúcar.

Proteína y grasa. Cuando se combina con carbohidratos, la grasa y la proteína ayudan a proporcionar la energía constante y duradera que tu hijo deportista necesita para su rendimiento.

Los niños no necesitan comer a mitad del entrenamiento ni tampoco tomar bebidas deportivas… a no ser que transpiren profundamente. Solo necesitan beber mucha agua. Si comen durante el juego, debería ser algo rápido de digerir como una pieza de fruta.

Recordá que la energía que usa tu hijo en el deporte proviene de:

  • Antes de las 10 de la mañana: lo que cenó, merendó el día anterior y del desayuno.
  • De las 10 am al medio día. Del desayuno y el almuerzo de media mañana.
  • Después del medio día. De lo que ha comido al medio día.
  • Después de las 4 pm: de la comida y la merienda.

Fuente: Bekia salud

 

COMENTARIOS