Música

La historia de amor detrás de las últimas fotos de Freddie Mercury

Apenas días antes de su deceso, el cantante fue fotografiado en los jardines de la mansión Garden Lodge, en Londres

martes 4 de diciembre de 2018 - 12:34 pm

Con la película Bohemian Rapsody, la figura de Freddie Mercury volvió a estar en la primera plana a nivel mundial. El cantante de Queen murió el 24 de noviembre de 1991 producto de complicaciones del SIDA. Tenía apenas 45 años. Días antes de su deceso, su pareja Jim Hutton lo fotografió junto a su gato Óscar en los jardines de la mansión Garden Lodge en Londres. Claramente desmejorado, se puede ver al cantante mucho más flaco y pálido.

Sin bigotes, con una figura extremadamente delgada, camisas hawaianas y un jeans de tiro alto, Freddie posa para lo que serán las últimas fotografías de su vida. En sus pies, Óscar, mira hacia un costado. En la primavera de 1991 Mercury moriría en su cama acompañado a su pareja. “La reacción de Freddie ante su enfermedad fue de total incredulidad. No se hundió hasta las últimas semanas, cuando realmente se estaba muriendo”, explicó Hutton en su libro Mercury y yo.

Asimismo, Jim relató cómo fue la historia de amor con el astro musical. “John Alexander, mi novio por aquel entonces, fue al cuarto de baño y un tipo aprovechó para coquetear conmigo. Yo tenía 34 años y él un poco más. Estaba vestido informalmente con jeans y un chaleco blanco y, como yo, llevaba bigote. Era delgado y no el tipo de hombre que yo encontraba atractivo. Prefería los hombres más grandes y toscos. ‘Te invito a tomar una copa’, me dijo. Yo tenía mi cerveza casi llena y contesté: ‘No, gracias’. Después me preguntó qué estaba haciendo esa noche. ‘Sería mejor que se lo preguntaras a mi novio’, le dije”.

Al llegar a su mesa, Hutton se enteró que se trataba de la estrella del rock más importante de ese entonces. “Le señalé quién había sido y me dijo: ‘¡Ese es Freddie Mercury!’. Algo que para mí no significó nada porque nunca estuve a la última en música y no había oído hablar de Queen. John, por su parte, se sintió halagado por el hecho de que un cantante famoso se hubiera interesado en su chico”.

Dos años después, Jim volvió a cruzarse a Freddie y desde allí no se separó del cantante. Fue quien lo acompañó hasta el último día de su vida. “Freddie me dijo que, cuando muriera, quería que se lo llevaran de inmediato. Quería que todo se acabara cuanto antes, con el mínimo alboroto posible. A él le habría gustado que lo incineraran el mismo día de su muerte para acabar de una vez con todo y que todo el mundo pudiera volver a la normalidad”, contó Hutton en su libro.

COMENTARIOS