Belleza

Qué problemas pueden generar las extensiones de cabello

Los riesgos que pueden surgir si no están bien colocadas

martes 4 de diciembre de 2018 - 7:14 am

Las extensiones de pelo pueden tener efectos secundarios al producir tracción continuada, los cuales dependen sobre todo del tiempo que se utilicen, de la intensidad de cuánto tiren y de su peso más que del tipo de cabello de cada persona.

Es por ello de que deben realizarse de forma adecuada. Todas las técnicas son buenas si están bien realizadas. Para cabellos finos se recomiendan las extensiones adhesivas y/o queratina. Para los gruesos la mejor técnica es la de micro ring. Por otro lado, las extensiones con la técnica de nudo están más indicadas para cabellos más gruesos y robustos, ya que en cabellos finos puede partirlos.

El sistema de clip es totalmente inocuo ya que, al no ser permanente, se pone de manera puntual mediante clips. Cuanto más tiempo cualquier tipo de extensiones ejerzan tracción sobre el pelo natural de sus usuarios, mayor será el daño que provoquen.

Otro factor que influye en el daño que producen en el pelo es el peso de las extensiones, de modo que cuanto más largas sean o más cantidad de pelo lleven, mayor será su peso y por tanto más tracción y mayor daño producirán.

Su uso puede provocar aumento de la caída del cabello. Por un lado, las extensiones, al estar fijadas en el pelo impiden que éste se desprenda de manera natural del cuero cabelludo, por lo que cuando son retiradas, el pelo se cae bruscamente.

Por otro lado, al producir tracción sobre los folículos, puede generar irritación mecánica crónica la cual, a la larga, produce atrofia del folículo haciendo que el pelo cada vez se haga más fino e incluso aparezcan placas alopécicas (calvas en las zonas en las que las extensiones están enganchadas) que, generalmente, son reversibles si a corto plazo se dejan de utilizar, pero de forma crónica pueden hacerse irreversibles.

Al estar enganchadas a la superficie del pelo, la cutícula de los tallos puede dañarse, produciéndose disminución del brillo, encrespamiento e, incluso, fragilidad capilar que conduce a la rotura del cabello.

Pueden producir también lesiones en el cuero cabelludo como, por ejemplo, foliculitis (inflamación de los folículos pilosos) que se manifiesta con la aparición de pápulas rojizas o con pus, que a menudo producen picor o dolor.

En raras ocasiones puede haber algún tipo de reacción alérgica o por fricción en la unión del cabello con la extensión y el cuero cabelludo. En el caso hipotético de que ocurriera, se recomienda la retirada de dichas extensiones.

Fuente: Todo Dermo

COMENTARIOS