Salud

Quistes de ovarios: cómo darnos cuenta

No siempre presentan síntomas y suelen ser inofensivos

martes 4 de diciembre de 2018 - 7:02 am

Los quistes de ovario son sacos o bolsas llenos de líquido en un ovario o en su superficie. Son muchos los motivos que pueden generar esta situación, y es común que las mujeres tengan quistes ováricos durante sus años fértiles.

Por lo general son benignos y desaparecen solos al cabo de un par de meses. En estos casos, generalmente tampoco presentan síntomas. Sin embargo, en algunas ocasiones pueden presentar síntomas graves, especialmente cuando se han roto.

En los ovarios todos los meses crecen estructuras similares a los quistes, llamadas folículos. Son los encargados de producir hormonas y liberar el óvulo durante la ovulación.

Si un folículo normal continúa creciendo, se denomina quiste funcional. Estos suelen ser inofensivos, rara vez provocan dolor, y suelen desaparecer por sí solos en dos a tres ciclos menstruales. Existen dos tipos:

Quiste folicular: comienza cuando el folículo no se rompe ni libera el óvulo, sino que continúa creciendo.

Quiste del cuerpo lúteo: cuando luego de liberar el óvulo, se acumula líquido dentro del folículo, provocando un quiste.

Hay otros tipos que no están relacionados con el funcionamiento normal del ciclo menstrual. Son los quistes dermoides, cistoadenomas y endometriomas (estos últimos se forman en mujeres que padecen endometriosis).

Los dermoides y los cistoadenomas se pueden agrandar, lo que puede provocar que el ovario se desplace de su posición, provocando dolor y otros síntomas.

Síntomas de quistes de ovario

Los más comunes e inofensivos pueden no presentar ninguna señal. Sin embargo, cuando es grande, los síntomas más comunes que presenta son:

  • Dolor pélvico: dolor sordo o intenso en la parte inferior del abdomen, del lado del quiste.
  • Sensación de saciedad o pesadez en el abdomen.
  • Hinchazón

En ocasiones más complicadas, también puede presentar dolor pélvico o abdominal intenso o repentino, que puede estar acompañado de fiebre o vómitos. En ese caso, recurrir de manera urgente al médico.

Otros síntomas:

  • Dolor en el ovario, del lado donde está el quiste;
  • Dolor durante la ovulación;
  • Dolor durante el contacto íntimo;
  • Retraso de la menstruación;
  • Aumento de la sensibilidad en los senos;
  • Sangrado vaginal fuera del período menstrual;
  • Aumento de peso, debido a los cambios hormonales;
  • Dificultad para quedar embarazada.

Qué hacer

Lo primero es, por supuesto, realizar una consulta médica. Posiblemente, por unos meses, lo único que podrás hacer es controlar de forma periódica para ver cómo evoluciona, y si hay posibilidades de que termine desapareciendo solo.

Fuente: La bioguía

COMENTARIOS