Salud

Doce problemas de salud asociados con el envejecimiento

Algunas de las enfermedades que son más comunes con el paso de los años

viernes 30 de noviembre de 2018 - 7:37 am

La edad es un factor de riesgo importante para sufrir ciertas afecciones. Mirá doce de los problemas de salud más comunes que pueden padecer las personas mayores.

Enfermedad cardiovascular. Es la principal causa de muerte en adultos mayores en todo el mundo. Construcciones en las arterias y ataques al corazón son potencialmente fatales.

Enfermedad cerebrovascular. También conocido como ictus, ocurre cuando la sangre deja de fluir hacia el cerebro debido a una interrupción de uno de los vasos sanguíneos. Las células cerebrales privadas de oxígeno en la sangre comienzan a morir muy rápidamente. Está el isquémico y el hemorrágico. Pueden causar la muerte o una discapacidad grave, dependiendo de la ubicación y la gravedad de la obstrucción o ruptura.

Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC). No se puede curar, pero se puede prevenir y tratar. Se caracteriza por una reducción del flujo de aire hacia y desde los pulmones, gracias a la inflamación en las vías respiratorias, el engrosamiento del revestimiento de los pulmones y una producción excesiva de moco en los tubos de aire. Los síntomas incluyen un empeoramiento, tos crónica y productiva, sibilancias y dificultad para respirar. La principal causa es la exposición crónica a irritantes en el aire como el humo del tabaco (ya sea como fumador pasivo o activo), contaminantes ocupacionales o contaminación industrial. Fumar cigarrillos sigue siendo el factor de riesgo más importante.

Hipertensión. La presión arterial es la fuerza que la sangre ejerce sobre las paredes de las arterias a medida que el corazón bombea. Es más baja cuando estás descansando, y más alta cuando estás estresado o emocionado, aunque tiende a aumentar con la edad. La presión arterial elevada de manera crónica puede causar problemas graves en el corazón, los vasos sanguíneos, los riñones y otros sistemas del cuerpo.

Parkinson. Este desorden neurológico progresivo causa temblores, rigidez y frena el movimiento. En general comienza después de los 60 años. Los hombres son más propensos que las mujeres a tenerla, al igual que las personas con antecedentes familiares de la enfermedad, o aquellos que han estado expuestos a ciertas toxinas químicas. Las lesiones en la cabeza también pueden ser causantes.

Diabetes de tipo 2. Implica suficiente insulina, pero una resistencia adquirida, por lo que el organismo no procesa la glucosa de manera adecuada. Conduce a niveles de azúcar en la sangre demasiado altos, lo que puede llevar a problemas graves como infartos, accidente cerebrovascular, daño a los nervios, insuficiencia renal y ceguera.

Cataratas. Es una nubosidad progresiva en la lente del ojo, como resultado de varios factores, incluida la exposición a la luz ultravioleta, el tabaquismo y la diabetes. La mitad de las personas mayores de 65 años tienen algún tipo de catarata. La visión puede volverse borrosa y mucho más reducida. Se puede recomendar la cirugía de cataratas para retirar y reemplazar la lente.

Demencia. Caracterizada por una pérdida de funcionamiento cerebral, puede manifestarse como pérdida de memoria, cambios de humor, confusión, dificultad para comunicarse o mal juicio. La enfermedad de Alzheimer es la causa más común de demencia, pero hay una serie de otras causas, incluida la vascular (debido a un flujo sanguíneo alterado al cerebro), la enfermedad de Huntington y la asociada con la enfermedad de Parkinson. Si bien la incidencia de la demencia aumenta con la edad, no se considera una parte natural del proceso de envejecimiento.

Cáncer. Los más comunes en la vejez son: de piel, de mama, de pulmón, colorrectal, de próstata, de vejiga, linfoma no Hodgkin y el cáncer de estómago.

Osteoartritis. Es una enfermedad degenerativa de las articulaciones y la forma más común de artritis. Ocurre con más frecuencia a medida que las personas envejecen y es más frecuente en las mujeres. Ser obeso o haber tenido una lesión articular previa también lo hace más susceptible. No se puede curar, pero se puede tratar con medicamentos antiinflamatorios o para aliviar el dolor, así como a través de modificaciones en el estilo de vida como pérdida de peso, ejercicio y fisioterapia.

Osteoporosis. Se caracteriza por la pérdida de masa ósea, lo que conduce a adelgazamiento y debilitamiento de los huesos. Se vuelve más común con la edad. Tener osteopenia, o baja densidad ósea, también es un factor de riesgo. El ejercicio regular con pesas, una dieta rica en calcio y vitamina D y no fumar pueden ayudar a prevenir la osteoporosis.

Pérdida de la audición. Es común con la edad avanzada, gracias al deterioro de los pelos diminutos dentro del oído que ayudan a procesar el sonido. También puede significar cambios simples como tener dificultades para seguir una conversación en un área ruidosa, problemas para distinguir ciertas consonantes (especialmente en voces agudas), ciertos sonidos que parecen más fuertes de lo normal y voces que parecen apagadas.

Fuente: Bekia

COMENTARIOS