Cumbre del G-20

Exigen información sobre el príncipe saudí, pero no quedará detenido

Mohammed bin Salman aterrizó en el aeropuerto internacional de Ezeiza junto a su comitiva, para participar desde el viernes del encuentro de líderes del mundo

miércoles 28 de noviembre de 2018 - 8:41 am

La llegada del príncipe saudita Mohammed bin Salman estuvo teñida de polémica desde que arribó al aeropuerto de Ezeiza. Luego que la ONG Human Right Watch pidiera su inmediata detención, el fiscal federal Ramiro González pidió una serie de medidas que impedirían su detención.

González pidió al juez federal Ariel Lijo que solicite información a Yemen, a Arabia Saudita y a Turquía por el asesinato del periodista Khashoggi, y crímenes de lesa humanidad en Yemen, antes de decidir si el caso es competencia de la Justicia argentina.

Según declararon a Clarín, el fiscal pidió el envío de exhortos para confirmar el estatus del príncipe entre otra clase de información para determinar si corresponde investigarlo en Argentina o no.

Recién después de tener esta información se decidirá sobre la competencia de la Justicia argentina y eventualmente sobre el pedido de detención del príncipe saudí que conlleva la denuncia.

A comienzos de esta semana, un Boeing 777 de la aerolínea estatal de ese país ya había aterrizado en Argentina, presuntamente con miembros de la delegación o carga logística requerida.

Mohammed bin Salman, de 33 años, representará a su padre, el rey Salman bin Abdulaziz, en la cumbre del G20 y, además de heredero al trono, es también ministro de Defensa de Arabia Saudita.

En 2017 fue designado sucesor del trono en Riad por su padre, superando a muchos de sus tíos, y desde entonces ha encarado una agenda de reformas en el ultraconservador reino wahabita.

COMENTARIOS