Salud

Nueve formas de evitar la retención de líquidos

Qué hábitos y costumbres debemos cambiar para que nuestro organismo funcione mejor

jueves 29 de noviembre de 2018 - 7:44 am

En muchas ocasiones, en los que padecen retención de líquidos existe un problema de salud detrás de todo esto, pero en la mayoría de las ocasiones se debe a costumbres y hábitos que no son los más adecuados.

Cuando nuestro organismo detecta un nivel bajo de líquidos, ya sea porque no se haya ingerido suficiente o por haber abusado del sodio, éste activa un mecanismo de defensa y cierra las compuertas para retener todo el líquido que considera necesario para mantener el equilibrio.

Por ejemplo, después de una cena abundante es común levantarse con las manos, los tobillos, los labios o los párpados hinchados, síntomas habituales de que el organismo está tratando de nivelar el exceso de sodio a través de la retención.

Los siguientes consejos te ayudarán a eliminar líquidos y a combatir la molesta sensación de hinchazón.

1. Usá hierbas aromáticas para condimentar

Reducí la cantidad de sal que ponés habitualmente cambiándola por hierbas aromáticas o especias para condimentar tus recetas.

Y si te gustan mucho las salsas, lo mejor es que las prepares en casa a base de vegetales. Así podrás controlar la cantidad de sal que añadís, ya que las que venden preparadas suelen tener un alto contenido de sodio.

2. Tomá más potasio

Este mineral ayuda a contrarrestar los niveles de sodio y a restaurar el equilibrio, favoreciendo la eliminación de líquidos. Incluí más verduras y frutas, legumbres, cereales integrales, papas, frutas desecadas y frutos secos.

3. Verduras más depurativas

Por su alto contenido de agua y potasio, la mayor parte de los vegetales son depurativos y diuréticos, y por su riqueza en fibra también ayudan a combatir el estreñimiento. Sin embargo, hay algunas verduras especialmente recomendables.

Por ejemplo, el apio es un gran aliado, ya que contiene un aceite esencial que dilata los vasos renales. Esto favorece la eliminación de agua y de sustancias tóxicas a través de la orina. Otras hortalizas que colaboran son alcachofas, espárragos, pepinos, cebollas, puerros, acelgas, espinacas, lechugas y calabacines.

4. Incluí cereales integrales cada día

No son alimentos especialmente diuréticos pero sí son ricos en hidratos de carbono complejos, vitaminas, potasio y fibra. Por tanto, te proporcionarán la energía que necesitás, te saciarán y no favorecerán la retención de líquidos.

5. Proteínas en cantidad justa

Una alimentación demasiado pobre en proteínas (carne, pescado, huevos, lácteos) puede producir una carencia de proteínas plasmáticas, lo que predispone a padecer edemas (hinchazón en alguna parte del cuerpo) sobre todo en piernas y tobillos, entre otros problemas.

Sin embargo, una dieta con un exceso de proteínas puede producir a la larga descalcificación ósea y daño renal. Para lograr un equilibrio, incluí algún alimento proteico en cada comida principal.

6. Hacé ejercicio

Practicar deporte de forma regular favorece la eliminación de líquidos y toxinas del cuerpo, entre otros beneficios para tu salud. Caminar, bailar, ir en bicicleta, correr… o cualquier otro ejercicio que haga que muevas las piernas te mantendrá en forma y te ayudará a facilitar la circulación.

7. No tomes diuréticos

Y sobre todo, nunca sin prescripción médica.

8. Procurá que tu tránsito intestinal sea regular

El estreñimiento también predispone a sufrir retención de líquidos. Para evitarlo, bebé suficiente agua (entre 1,5 y 2 litros al día) y tomá la cantidad adecuada de fibra mediante el consumo diario de verduras, frutas y cereales integrales.

9. Evitá las grasas saturadas y trans

Lo que más te ayuda a “activar” la circulación sanguínea es seguir una dieta ligera y equilibrada. Limitá al máximo las grasas saturadas y las trans, ya que favorecen el aumento de colesterol en la sangre, y esto conduce a que fluya con mayor dificultad. Carnes grasas, embutidos, lácteos enteros, mantequilla, repostería y repostería industrial, precocinados, son los alimentos más ricos en este tipo de grasas.

Fuente: La bioguía

COMENTARIOS