Copa Libertadores

Bomba de Macri: ¿el partido se juega o se suspende?

El Presidente dio este mediodía un discurso donde se refirió a los hechos de violencia ocurridos el fin de semana, en el marco del duelo final entre Boca y River por la Copa Libertadores

lunes 26 de noviembre de 2018 - 1:42 pm

El sábado, luego de la primera (suena extraño decir “primera”) suspensión del partido entre Boca y River por revancha final de la Copa Libertadores, Alejandro Domínguez, presidente de la Conmebol, anunció un “pacto de caballeros” entre Daniel Angelici y Rodolfo D’Onofrio. La final se jugaría al día siguiente, el domingo. Finalmente eso no ocurrió y hasta el presidente Mauricio Macri debió salir a hablar.

La “traición” al “pacto de caballeros”

A menos de 24 horas de la primera suspensión, el panorama cambió. Boca se negó a jugar porque parte de su plantel no estaba preparado tanto física como anímicamente para el duelo. En el medio, las especulaciones. El Xeneize cambió de estrategia luego de la charla con el cuerpo técnico y los jugadores: pidió la descalificación de River y por añadidura, la inmediata obtención de la Copa.

El documento tiene 15 fojas que el propio presidente de Boca aceptó que presentó a la Conmebol. El club entiende que será desigual cualquier medida que tome el Tribunal de Disciplina que no sea similar al fallo de 2015, durante el episodio “gas pimienta”. “La jurisprudencia de los órganos disciplinarios de CONMEBOL en hechos similares conducen a la descalificación de River Plate. En particular, en la decisión del expediente O/69/15 del 16 de mayo de 2015, siendo los clubes involucrados los mismos, Boca Juniors fue descalificado de la Copa Libertadores 2015, precedente que marca postura por parte de los órganos disciplinarios de Conmebol, frente a una agresión sufrida por los jugadores de un equipo que le impidieran jugar el partido en condiciones normales. Cualquier sanción diferente de la aplicada a Boca Juniors en el expediente citado generaría una clara e injusta desigualdad ante la ley, por lo cual el Club hizo expresa reserva de recurrir ante los órganos que correspondan”, dice el escrito según consigna Infobae.

Boca concluyó en su solicitud al Tribunal “Que se apliquen sanciones al Club Atlético River Plate en los términos del Art. 18 del Reglamento Disciplinario de CONMEBOL, considerando la gravedad de las conductas y el carácter de reincidente”.

En el informe, Boca describe las consecuencias físicas que sufrieron los futbolistas que integraron la delegación luego de la agresión al micro en el trayecto hacia el estadio y de haber tomado contacto con los gases lacrimógenos que lanzó la Policía para dispersar a los hinchas. “Pablo Pérez, capitán del equipo (erosión de córnea y del fondo del saco conjuntival), Gonzalo Lamardo (erosión de córnea), Leonardo Jara (herida corto punzante en el talón) y Julio Buffarini (herida cortante por traumatismo en la mano derecha)”, es el parte que acompaña el pedido. “Asimismo, numerosos jugadores fueron afectados por gases no identificados, sufriendo síntomas como cefaleas, náuseas, vómitos, dificultades respiratorias, mareos y tos”, completa.

Por su parte, Rodolfo D’Onofrio habló de “traición” y sostuvo que sería una “vergüenza absoluta” que se le dieran los puntos a Boca.

Lo cierto es que mañana a las 10 de la mañana, tanto el presidente de Boca como el presidente de River se verán en Asunción, Paraguay, mediados por las autoridades de Conmebol. Allí se definirá el destino del partido de vuelta entre los históricos rivales.

La “bomba” de Macri

En este marco de incertidumbre, autoridades políticas se manifestaron sobre el hecho. Tanto el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, como su vice, Diego Santilli, hablaron al respecto. Los funcionarios dejaron claro que el operativo de seguridad estuvo a cargo de la Policía de la Ciudad, por lo cual se encuentran realizando investigaciones. El jefe de Gabinete nacional, Marcos Peña, también le tiró responsabilidades a Larreta, aunque aclaró que mantenían espacio político, como para suavizar especulaciones. De nuevo: las especulaciones.

Este mediodía habló el Presidente Mauricio Macri, quien afirmó que “no se puede militarizar la Ciudad por un partido de fútbol” e implícitamente dijo que el partido se jugará finalmente.

“Fue un fin de semana triste y frustrante, porque trabajo hace muchos años ya para ayudar a poner a la Argentina en otro lugar que nos abra oportunidades de crecimiento y desarrollo, que nos permita asociarnos con el resto del mundo, porque de esa manera vamos a crecer. Pero lo que pasó este fin de semana no contribuyó en nada a todo este esfuerzo que estamos haciendo”, expresó.

El Presidente dijo también que “la única sociedad posible es en la que rige la ley y donde todos somos iguales”, apuntó contra “una parte de la dirigencia que apaña estas conductas” , y dijo que “claramente esto no es aceptable”.

Allí, aprovechó para enviar un duro mensaje hacia la Justicia: “¿Como puede ser que esas personas estén libres a las horas? ¡No lo entiendo! En nombre de todos los argentinos, no lo entiendo. Lo mismo paso con lo del Congreso”, cuestionó.

“El jefe de Gobierno, como responsable, está estudiando y viendo cómo perfeccionar” el operativo “para el día que se organice el partido”, dijo Macri.

En medio de la incertidumbre sobre qué será del partido, Macri volvió a encender los supuestos. El Presidente del país de ambos clubes da por sentado que el partido se jugará todavía no habiendo decisión de la Conmebol. Algo similar había ocurrido cuando dijo que el partido debía jugarse con hinchas visitantes, lo cual finalmente no ocurrió y, aún así, hubo incidentes. En fin, de nuevo, las especulaciones…

COMENTARIOS