Cuadernos de la Corrupción

Encuentran un baño blindado y una bóveda en la oficina de Daniel Muñoz

El ex secretario creó una red de empresas off-shore para comprar departamentos de lujo en Miami y Nueva York. Gastó más de 70 millones de de dólares

domingo 25 de noviembre de 2018 - 4:58 pm

La Justicia descubrió, en el último tiempo, todavía más bienes del ex secretario de los Kirchner fallecido en el 2016, Daniel Muñoz. Gracias a la investigación del fiscal del caso cuadernos K, Carlos Stornelli, se detectó que al menos una oficina a la que se accede mediante una puerta blindada, con ventanas al exterior protegidas con un blindaje especial y rejas. Esas medidas de seguridad llamativas se extienden también al único baño de la casa, con una puerta también blindada.

Según informó Clarín, dentro se encontró una caja de seguridad empotrada, del tamaño de una bóveda pequeña. Se podría considerar que el propio baño, blindado, podría haber funcionado a su vez como gran bóveda para guardar objetos de valor.

Stornelli logró llegar a esta nueva propiedad de Muñoz gracias al testimonio que logró obtener de la primer arrepentida de la causa, la empresaria de Mar del Plata, Elizabeth Ortiz Municoy, y a la declaración de su ex marido, Sergio Todisco. Ambos aceptaron que formaron parte del entramado de sociedades y empresas “fantasmas” que había armado Muñoz en vida, y que continuó usufructuando su viuda Pochetti con la ayuda de consejeros financieros.

El juez del caso de los cuadernos, Claudio Bonadio, homologó los acuerdos del ex matrimonio Municoy-Todisco y ordenó que el expediente tramite bajo secreto de sumario. Ahora se entiende esa decisión: la Justicia actuó en secreto para encontrar todavía más propiedades de Muñoz y Pochetti.

Según los testimonios de Municoy y Todisco, Muñoz había construido una mansión en Buenos Aires, y tenía además garages y otras casas en la Capital Federal. Cuando la Justicia fue al lugar, encontró una flota de vehículos de alta gama, y también de colección, como un Ford de las primeros modelos de esa marca, o un Renault R 4, bautizado como “Renoleta”, en perfecto estado.

Los testimonios de los arrepentidos decían que Muñoz había comprado alrededor de cincuenta autos en el país. En los Estados Unidos, además de los pisos de lujo en Miami y Nueva York, había adquirido un Bentley que le costó alrededor de 150 mil dólares. Es la marca de autos que usan algunos miembros de las monarquías europeas, o integrantes del jet set internacional.

COMENTARIOS