Superfinal

Superfinal: cómo es la trama secreta de la suspensión

River y Boca disputarán la revancha de una serie que quedó algo desvirtuada por las escenas violentas de ayer contra el micro visitante

domingo 25 de noviembre de 2018 - 10:42 am

A las 15:05 el micro que trasladaba a los jugadores de Boca fue atacado por hinchas de River que estaban apostados en la esquina de Avenida Del Libertador y Monroe.

Al llegar al Monumental, varios futbolistas Xeneizes respiraban con dificultad producto del gas pimienta que tiró la policía.

Según indica el diario Perfil, Rodolfo D’Onofrio fue hasta el vestuario visitante y se reunió con Daniel Angelici. El presidente de River constató la situación del plantel rival. Y la postura de Boca era clara: no jugar.

A las 16:42, minutos antes del horario en que estaba pautado el inicio del partido, Conmebol anunció vía Twitter que el partido estaba postergado. Comenzaría a las 18.

Pablo Pérez ya había dejado el Monumental. Había sido trasladado, junto al juvenil Gonzalo Lamardo, en ambulancia al Sanatorio Otamendi. Los rumores periodísticos indicaban que tenía el ojo izquierdo comprometido por las lesiones de las astillas de los vidrios.

En simultáneo, el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, se sumaba a la reunión de los dirigentes de ambos equipos junto al mandamás de la Conmebol, Alejandro Domínguez. La orden de la FIFA era clara: el partido debía jugarse sí o sí.

Para entonces, los futbolistas y el técnico de River, Marcelo Gallardo, ya habían tomado la decisión de apoyar la postura de sus rivales. Por eso la tarea de Conmebol y FIFA era doble: tenían que convencer a ambos clubes.

Las autoridades no conseguían torcer la voluntad de los equipos. Por eso Conmebol vuelve a twittear anunciando una nueva modificación en el horario del partido: ahora comenzaría a las 19:15.

A las 19:22 llegó el tercer tweet de la Conmebol. El Superclásico que definirá la Copa Libertadores se juega este domingo desde las 17 en el Monumental.

COMENTARIOS