La ruta del dinero K

Elaskar acusó en la Justicia a Lanata: “Me llenó la cabeza con Luis Barrionuevo”

En su declaración indagatoria en la causa por "la ruta del dinero K" ante el Tribunal Oral Federal 4, el financista contó cómo llegó al programa periodístico y aseguró que lo sacaron al aire aún cuando había pedido que no lo hicieran

jueves 22 de noviembre de 2018 - 1:55 pm

El financista Federico Elaskar declaró ante la Justicia y contó detalles sobre la venta de la financiera La Rosadita, que fundó y que luego vendió a Daniel Pérez Gadin y a César Fernández, que decían tener la venia del santacruceño Lázaro Báez.

En 2010 se produjo la oferta de compra por nueve millones de dólares de la financiera SGI -que tenía por entonces como dueño a Elaskar- por parte de Helvetic, con Báez detrás. Sin embargo, los compradores sólo pagaron la mitad y tomaron las riendas de la compañía, aún cuando adeudaban parte del dinero de la compra.

Sobre Pérez Gadin y Fernández, Elaskar comentó: “Ellos me apretaban diciendo que lo hacían en nombre de Báez. Me llamaban a las cuatro de la mañana, me mandaban fotos de mi novia entrando o saliendo de su casa. Pérez Gadín me dijo que sus clientes eran peores que los narcos colombianos”.

Elaskar, tras vender la empresa, se fue del país y recién volvió en 2013, con la intención de cobrar el dinero. Según declaró, por un empresario de Catamarca se contactó con Luis Barrionuevo que a su vez lo puso en contacto con el periodista Jorge Lanata.

“A mí, Luis Barrionuevo y Jorge Lanata me llenaron la cabeza diciéndome que Lázaro Báez me quería matar. Y como yo creía que Báez me debía cuatro millones de dólares, pensé que era cierto que me quería matar. Yo tenía 25 años y acepté decir en televisión lo que ellos me dijeron que dijera. Fue una operación política contra el gobierno de Cristina, porque querían instalar que el dinero era del kirchnerismo”, comentó.

Y continuó: “Ellos me llenaron la cabeza diciéndome que Báez me quería matar y por eso acepté decir lo que me proponían en la televisión. Pero enseguida me dí cuenta y les exigí que no pasaran al aire la entrevista. Pero me engañaron y ya no contestaron más el teléfono. Fue una operación política contra el gobierno anterior, instalando que era dinero del kirchnerismo. Era mentira. Y eso sigue hasta ahora”.

COMENTARIOS