Psicología

Qué se puede hacer para evitar el estrés crónico

Cómo disfrutar del día a día y dejar de lado esa tensión que afecta de forma negativa a nuestro cuerpo

sábado 24 de noviembre de 2018 - 7:15 am

Cada vez es más la gente que vive con ansiedad, depresión o estrés crónico. Este último es muy difícil de entender y tratar.

Cuando nos sentimos en una situación de peligro, el estrés comienza a ser parte de nosotros. En la región límbica de nuestro cerebro es donde se encuentra el “cerebro emocional”. Ahí es donde las emociones pasan por el inconsciente y se analiza la información para descartar peligro o ponernos a la defensiva. Sin embargo, muchas veces los traumas del pasado, o las cuestiones que siempre vienen a afectarnos, son parte de lo que activa ese estrés.

Mientras más vivimos esas emociones negativas, esos recuerdos dolorosos, o esos miedos fundamentados en lo más profundo de nuestro ser, el estrés se convierte en algo crónico. Comenzamos a sentirnos estresados todo el día, incluso cuando no pensamos en eso.

El estrés nos hace envejecer más rápido, inflama y oxida nuestro cuerpo, eleva nuestro nivel de azúcar, incrementa la tensión arterial, daña nuestro metabolismo e incluso rompe lazos con nuestra creatividad.

¿Qué podemos hacer para evitarlo?

Hacer ejercicio es una forma de comenzar a bajar esa ansiedad que induce al estrés. La reflexología podal, trabajar sobre los pies para acceder a nuestras emociones ocultas, es otra manera de transformar nuestra mente.

Incluso algo tan sencillo como tomar un masaje puede ayudarnos. Entender nuestra mente es tan importante como cumplir nuestras metas, salir adelante o hacer ejercicio. La salud mental está tomando fuerza e importancia, por lo que no debemos descartar que la necesitamos.

Además de comer y dormir bien, debemos aprender a organizar y planificar nuestras obligaciones. Tomate tu tiempo para reflexionar un poco cada día sobre cómo te están yendo las cosas.

Otra alternativa es la meditación. Las técnicas de relajación son simples. Comenzá con un músculo. Mantenelo apretado durante unos segundos y luego relajalo. Hacé esto con cada uno de sus músculos, empezando por los dedos de los pies y los pies, y subiendo hacia el resto del cuerpo.

La elongación también puede aliviar la tensión. Rotá la cabeza en un círculo suave. Estirate hacia arriba, e inclinate hacia un lado y hacia el otro lentamente. Rotá los hombros.

La respiración profunda y relajada por sí sola puede ayudar a aliviar el estrés. Esto ayuda a obtener mucho oxígeno y activa la respuesta de relajación de su cuerpo.

Hacete un tiempo para realizar actividades que te gustan, ya sea artísticas, juntarse con amigos, paseos, y dejá de lado por un rato esos pensamientos que te preocupan y no podés resolver.

COMENTARIOS