Alimentación

Los mejores cereales para el desayuno de tu hijo

Qué tener en cuenta a la hora de elegirlos

viernes 23 de noviembre de 2018 - 7:49 am

A la hora de elegir un cereal debemos leer la etiqueta que encontramos en la parte trasera o lateral del producto, con toda la información nutricional del mismo. Lo ideal son aquellos integrales con al menos 5 gramos de fibra por cada porción, y con menos de 5 gramos de azúcar.

La clave está en encontrar en la etiqueta un ingrediente del tipo trigo integral o salvado de trigo, recordando siempre que el ingrediente que esté primero es el que más contenido tiene en el producto.

Avena

Es un cereal maravilloso, que aporta propiedades nutritivas, y además se convierte en una opción ideal para nuestros hijos. Contiene una mayor cantidad de proteínas que otros cereales, pero no posee proteínas de alto valor biológico.

No obstante, aporta hidratos de carbono de absorción lenta, que son ideales para proporcionar energía a nuestros peques poco a poco, sin causar picos de glucosa. Además, es muy rico en fibra, conteniendo de hecho tanto fibra soluble como insoluble.

Cabe señalar también su contenido en grasas saludables, en especial grasas del tipo insaturadas, que protege la salud de nuestras arterias y del corazón.

Pero contiene gluten, por lo que su consumo no está aconsejado en niños que tengan intolerancia al mismo y sean celíacos.

Una receta rápida es preparar en forma de porridge, el tradicional desayuno inglés, muy nutritivo y versátil en cuanto a que nos brinda la posibilidad de añadir una amplia variedad de saludables ingredientes.

Salvado de trigo

Consiste en la parte de la molienda de los granos de trigo, destacando precisamente por ser la cáscara del grano de cereales pulverizados durante el proceso de trituración. Se constituye como la parte más fibrosa.

También podemos disfrutar del salvado de otros cereales, como es el caso del salvado de avena. No obstante, el de trigo se destaca desde un punto de vista nutritivo por su elevado contenido en fibra insoluble, además de vitaminas del grupo B y hidratos de carbono complejos.

A la hora de tomarlo en el desayuno es muy sencillo, aunque se aconseja primero dejarlo un poco en remojo en agua, para que se ablande y su textura sea más agradable para los más pequeños. Luego, si lo deseás, podés añadir 2 o 3 cucharadas de salvado de trigo a la leche o al yogur.

Eso sí, también posee gluten, por lo que no es recomendable en niños con celiaquía o alergias alimentarias relacionadas.

Centeno

Es una opción nutritiva y además muy deliciosa. Es muy rico en fibra dietética, una mayor cantidad que la que nos aporta el trigo entero. Y también en hidratos de carbono de absorción lenta y grasas saludables, vitaminas del grupo B (destacando sobre todo el ácido fólico) y vitamina A, entre otros.

Para que los chicos lo disfruten en su desayuno podemos optar por los copos de centeno, y por los mismos pasos que para elaborar el porridge de avena. Solo tenemos que sustituir los copos de avena por los de centeno. Eso sí, dado que éstos tienden a ser algo más gruesos, es posible que al momento de cocerlos parezcan estar algo más duros.

Fuente: Natursan

COMENTARIOS