Opinión

El derecho humano al fracaso

Jorge Asís

Periodista

Caza tardía de peronistas para ampliar la Base de Sustentación Política.

martes 20 de noviembre de 2018 - 1:46 pm

Columna publicada originalmente en JorgeAsisDigital

Pese a la inapelable reticencia del pensador Jaime Durán Barba, El Equeco, vuelve a tratarse la necesidad de ampliar la Base de Sustentación Política del Tercer Gobierno Radical, que preside Mauricio Macri, El Ángel Exterminador.

En efecto, en la reunión semanal del selectivo Grupo de los 5, que transcurre los lunes en el despacho del Premier Marcos Peña, El Pibe de Oro, se deslizó otra vez el proyecto trunco de la ampliación.

En presencia de los originarios, los paladares negros que tienen territorio.

La señora María Eugenia Vidal, La Chica de Flores de Girondo, que gobierna Buenos Aires (inviable), y Horacio Rodríguez Larreta, El Geniol, que despacha en el Maxi Quiosco del Artificio Autónomo.

Completaban el quinteto los dos re-adaptados. Rogelio Frigerio, El Tapir, y Emilio Monzó, Un Pie Adentro.

Pese a los desplantes de los adoptados, se impuso la necesidad de retenerlos.

Del aislamiento cercano a la renuncia ambos pasaron a la exclusiva mesa del poder central.

No todo es Doctora o Ángel

Ampliar la base significa, en la práctica, abrir la temporada de caza para captar con la red a los peronistas racionales que brinden sustento.

Cuando Monzó lo propuso por primera vez, tenía los dos pies adentro y el TGR aún estaba demasiado fuerte. Los menos optimistas creían tener macrismo asegurado hasta 2027.

En su plenitud, la dupla Peña-Durán Barba, con el consentimiento del Ángel, resistía la propuesta de mezclarse con representantes de “lo viejo”. Se habían adueñado de la hegemonía del Cambio. Carecía de sentido “volver atrás”.

Por entonces ningún cambista imaginaba que, de la mano del presidente, y con el estilo de conducción de la jefatura de gabinete, el TGR iba a caerse. Como un suicida o un piano.

Al volver a deslizarse la mala idea de la ampliación, se sentía la acidez del fracaso, un derecho humano. En una posición desastrosa de debilidad, deben comprender, para colmo, que ya es tarde para salir a cazar.

Porque los peronistas que proponían reclutar, para ampliar la dichosa Base de Sustentación, hoy ya están inmersos en otra campaña.

Pretenden encabezar sus propios proyectos, mientras intentan alejarse de los dos polos inevitables de poder. Los que, según cálculos, se reiteran.

Otra vez debe optarse entre La Doctora o El Ángel. Pugna de “efectos comparativos”.

Aquellos que a Monzó y Frigerio, los adoptados, les interesaba atraer para Cambiemos, hoy mantienen la osadía de proponerse para presidentes contra Cambiemos.

En conjunto, hasta hoy, reprodujeron la magnitud de una fotografía. Desde donde intentan confortar a la sociedad con el mensaje esclarecedor:

“Hay alternativas. No todo es Doctora o Ángel en la vida”.

La retaguardia rota

Juan Manuel Urtubey, El Bello Otero, debe forzarse para desarticular aquella similitud que atraía a los macristas. Pero que hoy no le sirve para enfrentarlos. Para brindarle legitimidad a su candidatura.

Otro que hubieran querido acercar, en la temporada de caza, es Miguel Pichetto, El Lepenito. Supo respetar los acuerdos. Hoy naufraga en la búsqueda del propio espacio que lo lleve, al menos, a ir como vicepresidente de alguien.

En cambio Juan Schiaretti, Vuelve Juan, sigue como protagonista de una situación límite. Se dispone en Córdoba a vencer al macrismo. Aunque en simultáneo es el preferido de Macri en la provincia. En desmedro del radical Mestre. O de Mario Negri, El Desairado.

El que resta de la fotografía es Sergio, el Titular de la Franja de Massa.

Si los tres primeros -Urtubey, Pichetto y Schiaretti- aún entusiasman a los cazadores tardíos de Cambiemos, el cuarto -Massa- los excede. Los atormenta. Los espanta. No le pueden creer ni confiar.

Lo consideran el artesano de la negociación del Peronismo Perdonable con La Doctora. Los sorprendió a contrapierna en el Consejo de la Magistratura. En una maniobra que aún provoca dolor por la ruptura de la retaguardia.

Se expande la alarma en el TGR. Deben impedir que artimañas por el estilo se vuelvan habituales. El entendimiento del massismo con los Perdonables y La Doctora.

“Todos contra Macri es todos con La Doctora”. Aunque sean ruidosamente inofensivos, habilitaron al batallón de columnistas para pulverizar el acercamiento.

Los peronistas, siempre incorregibles, pueden derribarles definitivamente la frágil estructura.

A los tumbos, pasaron tres años. Con la estrategia redituable de confrontar con La Doctora. Mantenerla acotada entre los pasillos y escritorios de Comodoro Py.

En 2017 se legitimaron con la misma receta en las parlamentarias. Y obstinadamente aspiran a extender la misma trampera. Para polarizar con La Doctora, otra vez, en 2019.

Pero de pronto se sorprendieron con la retaguardia rota en el sangrante Consejo de la Magistratura. Y con el riesgo explícito plantado en la columna del portal que suele marcar la agenda.

En 2020, si pierden, los exponentes venerables del TGR van a ser los convocados para las severas indagatorias que esperan en Comodoro Py.

El derecho humano al fracaso

El Ángel lo experimenta: El fracaso es también un derecho humano. Debe asumirse.

Es un fracaso que Marcos no tenga otra alternativa que dejar pasar el nuevo planteo de ampliación de los adaptados, Monzó y Frigerio.

Pero con el beneplácito de Rodríguez Larreta, y el silencio legitimador de Vidal. Paladares negros.

Pobre, Marcos vale hoy mucho menos de lo que cotizaba un año atrás.

Antes de perder, en el camino, la Luz de Mis Ojos I, Mario Quintana. El que gobernaba, en una gestión signada por la indecisión de los vagos.

La otra Luz, Lopetegui, auditaba también a los gerentes -con rango de ministros- de la Argentina Socma. Ahora se ocupa de trasladar planillas con temas puntuales, complementarios.

Errores siderales se registraron mientras transcurría la pasión del retroceso. Pero se produjeron cambios en la conducción del gobierno que se estampaba de frente en el fracaso, mientras suplicaba por la bacinilla del Fondo Monetario Internacional.

De los 23, sólo iban a quedar 10 ministros para ser valorados. E impulsaron las devaluaciones elegantes con la esperanza técnica de que los devaluados, a Secretarios de Estado, presentaran la dignidad de la renuncia.

Pero no renunció nadie.

Por la cruel acidez de Dante Sica, El Superministro que se eleva, pudo conseguirse el alejamiento de Triaca, Jorgito. “Por cumplir su ciclo”.

Y se presume que Miguel Etchevehere, Estanciero Pobre, Secretario de Agroindustria, no va a aguantar la tensión del rebaje más allá de los próximos 30 días.

La peripecia de Miguel en el TGR es demasiado breve para pretextar otro “ciclo cumplido”. Se debe inventar otra causa.

A lo mejor aún pueda disfrutar, con suerte, las vacaciones merecidas del verano, la peor estación.

COMENTARIOS