Política

Cómo fue el pacto de Massa con el kirchnerismo

Cambiemos tiene mayoría y podrá elegir al presidente del Consejo de la Magistratura, pero deberá consensuar para conseguir los votos para remover o designar jueces o fiscales. Y también aquí volverá a depender de Pichetto

lunes 19 de noviembre de 2018 - 11:03 am

Esta semana, luego del golpe que supuso el informe del Foreing Office respecto de posibles atentados terroristas en nuestro país, el gobierno sufrió un revés de grandes consecuencias: después de que lograra la aprobación del Presupuesto 2019, el que se llevó mérito legislativo, Emilio Monzó, quedó expuesto cuando la oposición se quedó con los diputados por la mayoría para el Consejo de la Magistratura.

El Gobierno se las había arreglado para llegar a tener mayoría en ese organismo, y tras los resultados de las elecciones del año pasado y la nueva composición legislativa se aprestaba a conseguir los dos tercios, el número necesario para imponer y destituir jueces. A esa cantidad esperaba llegar a partir de estar en capacidad de alzarse con los senadores por la mayoría, al ser segunda minoría en el Senado.

Para impedirlo, Miguel Pichetto venía trabajando para sumar miembros a su interbloque, de modo tal de superar a los de Cambiemos y así conservar los dos senadores por la mayoría. Estaban avanzadas las negociaciones con el gobernador santiagueño Gerardo Zamora, para sumar a sus dos senadores al interbloque Argentina Federal. Pero al rionegrino se le complicó al sufrir en vísperas del debate del Presupuesto la salida de los dos peronistas tucumanos.

Cuando Mauricio Macri llevaba apenas dos semanas en el poder, Cambiemos le ganó la pulseada al FpV gracias a un acuerdo parlamentario que le permitió reunir alrededor de 110 legisladores para colocar al diputado del PRO Pablo Tonelli en el Consejo de la Magistratura. De esa manera, el oficialismo cubrió el lugar que había dejado vacante la diputada camporista Anabel Fernández Sagasti al asumir en el Senado. El nuevo oficialismo logró alzarse así con dos de los tres diputados correspondientes al órgano que selecciona y remueve jueces, al imponer el criterio de que en lugar de definir el tema a través de la cantidad de diputados de cada bloque se apelara al número de adhesiones reunidas. El FpV reunió solo 95 votos, por lo que quedó relegado en medio de una fuerte polémica.

Ahora la oposición usó esa misma estrategia para reunir más adhesiones que Cambiemos y quedarse con dos de los tres diputados. ¿Cómo? El kirchnerismo le ofreció al massismo repartirse los diputados para vencer al gobierno. Sergio Massa pidió que le aportaran nombres, aclarando que el de Rodolfo Tailhade -actual consejero K- no era viable, le propusieron a Eduardo “Wado” de Pedro, y él podría poner a su jefa de bloque y madrina política, Graciela Camaño.

El conteo de las adhesiones se hace directamente por el número de integrantes de las bancadas, más allá que haya allí quienes no estén de acuerdo, como pasó en el bloque Justicialista, cuyo titular, el salteño Pablo Kosiner, rechazaba la movida. Pero se impuso allí el criterio de la mayoría y la adhesión fue firmada por su vice, Sergio Ziliotto, un hombre del gobernador pampeano Carlos Verna, en pie de guerra con el gobierno nacional.

Macri trató de convencer a Juan Schiaretti para que sus cuatro diputados no se sumaran a la movida, pero el gobernador cordobés ya había sido convencido por Massa, y Cambiemos debió resignarse: de 9 miembros que esperaba tener en el Consejo, quedó reducido a 7 sobre 13.

COMENTARIOS