Opinión

Lorde: iluminados por la Empática Estrella

Martín Scoufalos

Periodista especializado en Música. Instagram: @tonifestivalos

viernes 16 de noviembre de 2018 - 11:33 am

(Imágenes, gentileza: Matías Casal – @matucasal en Twitter)

La carismática cantante neozelandesa cerró el Personal Fest junto a miles de fans que cantaron sus hits. Tras haber lanzado el año pasado su disco Melodrama llegó por segunda vez a Buenos Aires.

La audiencia en su gran mayoría joven se encontraba emocionada, a los gritos por ver a su superestrella. En el arranque sonaron “Sober” y “Homemade Dynamite” dos canciones agitadas de Melodrama, su segundo y más reciente disco. Lorde tenía puesto un vestido plateado brillante, estaba acompañada por su banda y por bailarines.

Desde el principio la neozelandesa se encontró energética, se movía intensamente con cada ritmo. Su cara expresaba felicidad y también transmitía los significados de la canción.

Pure Heroin su primer disco se hizo presente con “Tennis Court” y “Buzzcut Season” una faceta más sentimental, húmeda y suave. Sin embargo en vivo tuvieron un impulso más fuerte. Entre medio de ellas cantó “Magnets” canción que hizo junto a la banda electrónica Disclosure. En todas las canciones se escuchaban voces del público que la acompañaban, además de gritos de adoración y euforia por la artista. Tras estas canciones un momento de pausa dio el pie para que le canten el feliz cumpleaños por sus 22, este había sido el 7 de noviembre.

Agradeció y elogió a los espectadores argentinos por su pasión única. Se comunicaba con una naturalidad envidiable. Con sus gestos y miradas establecía un diálogo constante con sus admiradores. “Ribs” fue otra de las seleccionadas de Pure Heroin, un tema que progresa y mantiene la expectativa con el bombo y los tambores de la batería y al final se suelta en una voz más rápida contenida por coros que llegan desde los costados. Esta fue una de las piezas que manifestó la complejidad del detalle de su Art Pop. Antes de entonar “The Louvre” explico que la hizo por un amor de verano. En esta canción la estructura de la canción difiere con la mayoría. Su primera parte es la más explosiva, da tiempo para bailar con sus baterías electrónicas y de manera cortante estas se ausentan y queda presente unas cuerdas de guitarras largas, de lamento y un bajo. Este mismo tono de angustia prosiguió en las siguientes canciones.

La música freno un momento para que Lorde hable abiertamente con la gente. En este disco Melodrama describe lo difícil que es lidiar con la fama y las relaciones amorosas para ella, con 20 años y tanto revuelo. Dijo sentirse sola porque su figura asustaba y marcaba a la gente que estaba en una relación con ella, entonces se alejaban. La canción que cantó describe como su intensa energía cansaba a sus parejas después de unos meses. Pero explico que estar arriba de un escenario y cantar para y junto su audiencia le era un antídoto ante ese terrible sentimiento. Sentada desde la punta del camino que tenía el escenario hacia dentro del público entono “Writer In The Dark” y luego “Liability”. Fue el momento escalofriante y conmovedor del recital.

“Sober II (Melodrama)” siguió como para liberar un poco esa bronca. Luego se despegó de todo con “Supercut” para volver a excitar el ambiente. Encarando la recta final apareció la canción que la catapultó al éxito, “Royals”. Vayamos a lugares perfectos, canta Lorde haciendo referencia a fiestas que la hacían sentir libre por estar con sus amigos y tomar alcohol y consumir alguna sustancias. Luego se pregunta en el final “¿Qué carajo es un lugar perfecto?”. Ella reconoce como estos escapes temporarios de la realidad en definitiva son destructivos y en estos estados se demuestran las imperfecciones de las personas. “Perfect Places” es la canción que habla sobre ello. Este es uno de los temas que reflejan de gran manera como el instrumental se acopla a los conceptos que expone Lorde.

La anteúltima fue “Team”, que tuvo el estribillo más cantado. “Green Light” cerró el show, una canción de festejo y celebración. Esta hizo saltar y usar las últimas energías del largo día del festival.

Lorde demostró porque fue la encargada de cerrar el Personal Fest. Sus irresistibles melodías pop encantaron a muchos y su interpretación arriba del escenario fue imponente. Ella tiene la habilidad de hacer vibrar tanto por lo festivo, como lo melancólico. Es una cantante conectada con sus sensaciones, la cuales expresa de forma atinada. Por otro lado tuvo la habilidad de empatizar con la gente. Demostró una personalidad transparente y alegre. Esa conjunción explica el fanatismo que genera y la vida que tienen sus shows.

COMENTARIOS