Psicología

Bullying: señales de nuestros hijos a las que debemos estar atentos

Los cambios en la conducta, la personalidad y la socialización

martes 13 de noviembre de 2018 - 7:27 am

Un niño o niña que sufre bullying tiene mucho miedo y suele no animarse a contar lo que le sucede por temor a lo que le pueda pasar. Por lo que los mayores deben estar atentos a ciertas señales como cambios de conducta repentinos ya sea en el hogar, en el colegio y con la socialización.

Cambios en las conductas del colegio

– Cuando expresa no querer ir y busca excusas como decir que está cansado o dice que le duele algo.

– Cambia sus horarios de salida y espera que todos se hayan ido.

– Camina a casa sin hablar y con la cabeza agachada, sin contacto con el exterior.

– En casa no quiere hablar de nada de lo que pasó en el colegio y suele decir: “No me acuerdo”.

Cambios en la personalidad

– Se comporta de manera diferente a la habitual.

– Si comienza a estar huidizo o extraño.

– Si se muestra triste y con cambios de humor inesperados.

– Si está nervioso o ansioso sin motivos reales.

Cambios de la socialización

– En el recreo no juega y se sienta solo o no sale del aula.

– No sale de casa.

– No quiere ir a cumpleaños.

– Busca excusas para no asistir a las actividades deportivas, campamento o paseos.

Cambia su rendimiento académico

– Ya no le interesa hacer los deberes o estudiar.

– Disminuye paulatinamente su rendimiento escolar.

– Le cuesta mucho concentrarse.

– Algunas de sus pertenencias llegan rotas o les falta cada día un útil que no está en objetos perdidos.

Todos estos son indicadores se unen a otros aspectos que se pueden ver en casa: le cuesta conciliar el sueño, tiene pesadillas y necesita más acompañamiento que el habitual o, según el niño, puede llegar a mojar la cama.

La única manera de prevenir, cuidar y ayudar a sus hijos en el mundo de hoy es hablando e involucrándose. Supervisá qué miran y leen en Internet. Activá los controladores parentales. Los niños para crecer saludablemente necesitan límites.

También pueden ponerse en contacto con diferentes organizaciones para obtener información y saber qué hacer, como la fundación ANAR o Equipo ABA.

Fuente: Lic. Sandra Di Lucca – Conbienestar

COMENTARIOS