Fitness

Errores que atentan contra los resultados de hacer ejercicio

Si no notás una evolución a lo largo del tiempo sino más bien lo contrario, estas pueden ser las causas

lunes 12 de noviembre de 2018 - 7:42 am

Si hace tiempo estás yendo al gimnasio pero aún no estás viendo resultados, podría ser que estuvieras cometiendo uno de estos errores que son más comunes de lo que creés.

No hacer calentamiento

Entrenar tus músculos en frío te pone en mayor riesgo de lesiones; además, un buen calentamiento te preparará para llegar con energía hasta el final de tu sesión de ejercicios. Es tan o más importante que el resto de tu rutina.

Tomate al menos diez minutos para mover tus articulaciones, dar una caminata rápida en la caminadora, estirá tus músculos y practicá en el aire los movimientos que harás luego.

Hacer ejercicios aeróbicos primero

Si tu meta es ganar músculo y volverte más fuerte, no hagas ejercicio aeróbico (cardio) antes de pasar a las pesas, ya que gastará toda tu energía. Si querés hacer cardio, hacelo un día distinto o después de las pesas.

No tener una rutina

Es mejor tener una rutina personalizada, y armada por un profesional. Haciendo los ejercicios más efectivos para tu nivel físico y tus metas, podrás conseguir resultados más rápido.

Concentrarte en solo una parte de tu cuerpo

Tu abdomen, tus glúteos o tus brazos se verán espectaculares, pero el resto de tu cuerpo seguirá siendo igual de débil que cuando comenzaste.

Una rutina de ejercicios saludables se enfoca en todas las áreas de tu cuerpo, ya que es una unidad indivisible y, para asegurar su salud completa, debés verlo de esta manera.

Impacientarte

Para engañarte un poco y motivarte a seguir yendo, ponete metas más realistas: en lugar de correr una 5K al día siguiente de levantarte del sofá, planteate el objetivo de correr por 5 minutos seguidos. Unas semanas después, intentá correr 10. Con estos ligeros incrementos lograrás ver una 5K más pronto de lo que imaginás.

Ver el gimnasio como una tarea

Encontrá un tipo de ejercicio que te guste y se adapte a tus metas y a tus necesidades. Si sos de los que se aburre rápido, andá cambiando de ejercicio cada algunos meses. No dejes que el aburrimiento o la pereza maten tu motivación.

No saber cómo usar las máquinas

Invertí tiempo en aprender, ya sea a través de Internet o con un instructor a tu lado, cómo hacer cada ejercicio, sea con máquinas o con el peso corporal. Con el tiempo, irás aprendiendo a escuchar tu cuerpo y los ejercicios saldrán solos. Pero, si sos principiante, lo recomendable es pedir ayuda.

Hacer demasiado ejercicio

Hay personas que hacen demasiado ejercicio, algo que puede retrasarlas al intentar alcanzar un objetivo.

Los músculos necesitan descanso: por lo general, se recomienda darles 48 horas de inactividad entre cada entrenamiento. Podés hacer esto dividiendo los días, para concentrarte algunos días en el tronco superior y otros en el tronco inferior.

Fuente: Vix

COMENTARIOS