Crisis en Venezuela

Venezuela: Iglesia denuncia al chavismo de “imponer un gobierno totalitario”

La institución eclesiástica del país caribeño denunció al gobierno de Nicolás Maduro por intentar "imponer un gobierno totalitario en Venezuela", y sostuvo que éste sería la raíz del descontento y la ola de protestas

miércoles 2 de abril de 2014 - 8:41 pm

La cúpula de la Iglesia católica venezolana acusó la tarde de este miércoles al presidente Nicolás Maduro de intentar imponer en Venezuela un sistema de gobierno de corte totalitario.

Esto sería, según la institución religiosa, el principal detonante de las protestas violentas que desde hace más de un mes tienen lugar en el país sudamericano. [pullquote position=”right”]Venezuela: Iglesia denuncia al chavismo de “imponer un gobierno totalitario”[/pullquote]

“El chavismo pretende imponer un gobierno totalitario en Venezuela”, denunció la Iglesia católica en momentos en que el Maduro se dice abierto a una mediación de El Vaticano para dialogar con la oposición y poner fin a dos meses de protestas que ponen en jaque la gobernabilidad.

Diego Padrón, presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, expresó en rueda de prensa su preocupación por la polarización política que vive el país, con protestas opositoras casi cotidianas, acompañadas por hechos de violencia que han dejado por ahora 39 muertos, 500 heridos y más de un centenar de detenidos.

Las protestas “tienen su origen en la pretensión del partido oficial y autoridades de la República de implantar el llamado plan de la patria, detrás del cual se esconde la imposición de un gobierno totalitario”, aseguró Padrón.

El denominado plan de la patria es un programa de gobierno concebido por el fallecido expresidente Hugo Chávez para “consolidar el socialismo del siglo XXI”. En 2013 fue elevado a nivel constitucional por el oficialismo en la Asamblea Nacional en medio de duras críticas de la oposición.

“Lo que está ocurriendo en Venezuela es sumamente grave tanto por su magnitud como por su duración, violencia y nefastas consecuencias para nuestro presente y futuro”, añadió Padrón, quien rechazó la “criminalización de la protesta ciudadana”.

COMENTARIOS