Fitness

Cómo elegir los botines adecuados para evitar lesiones

Qué debemos tener en cuenta a la hora de adquirir unos

jueves 1 de noviembre de 2018 - 7:18 am

En los últimos tiempos, la tecnología y la investigación en el calzado específico para el fútbol han conseguido que las botas sean bastantes completas, tanto para la propia funcionalidad y exigencias del fútbol hacia los pies como para la prevención de lesiones.

No obstante, hay que tener en cuenta una serie de aspectos al elegir un nuevo par de botas de fútbol para prevenir determinadas lesiones. Se pueden producir lesiones de rodilla, por ejemplo roturas de ligamento cruzado anterior o menisco, causadas por momentos torsionales de la extremidad bloqueados por los tacos excesivamente anclados al césped. En el pie serán lesiones por inestabilidad, como esguinces de tobillo, o lesiones por falta de amortiguación, como los edemas óseos.

Al ponernos de pie sobre los tapones, hay puntos de presión muy concretos sobra cada uno de ellos, por lo que una bota inadecuada puede provocar desde lesiones tipo hiperqueratosis (durezas), problemas de inestabilidad con riesgo de esguinces, hasta fracturas por estrés.

Claves para elegir el que más te conviene

Lo más importante es conocer el tipo de césped sobre el que vamos a jugar. Incluso no solo depende de la condición natural o artificial, sino que también es muy importante la calidad y mantenimiento de cada campo.

Si el césped artificial es tipo ‘moqueta’, para evitar lesiones utilizaremos botines sin tapones, que incorporan surcos transversales o pequeñas rugosidades. Son denominadas tipo “turf”, tendrán menos agarre al suelo, pero evitarán lesiones generadas por momentos torsionales y de impacto. Si el césped es de gama media podremos utilizar botas multitapones (muchos y pequeños) y si el césped artificial es de última generación se utilizarán calzados con menos tapones y de mayor tamaño.

Si practicamos el deporte sobre césped natural, es importante analizar la calidad de éste. Si no tiene un buen mantenimiento y carece de amortiguación se deben utilizar botines multitapones. Los calzados con tapons de aluminio o mixtas sólo deben ser utilizadas en campos de césped natural con un correcto mantenimiento.

Si jugamos en césped artificial elegiremos un tapón de goma y en caso de jugar en uno natural escogeremos uno de aluminio.

Lesiones como fractura del quinto metatarsiano pueden ser debidas a una horma estrecha. Tanto las plantillas a medida (amplían la superficie de apoyo del pie) como las hormas personalizadas (aumentan la capacidad de la bota en las zonas que se desee), ayudan a evitar estas lesiones.

La rigidez de la suela también es un elemento importante en la elección, ya que debe flexionar por la zona metatarsal (donde nacen los dedos) y nunca por el centro de la bota.

La elección del botín puede evitar resbalar y sufrir lesiones por movimientos anómalos -como pueden ser los esguinces.  Cuanto mayor es el número de tapones, más y mejor se reparte el peso del cuerpo y menos puntos de hiperpresión aparecerán.

En cuanto a la forma de los tapones, en posiciones donde se requiere pivotar sobre uno mismo y realizar giros se utilizarían tacos redondos, que ayudan a realizar dicho gesto. En posiciones donde el jugador necesita realizar arrancadas y movimientos explosivos, donde lo que se necesita es un buen agarre, nos decantaremos por los triangulares e incluso los de media luna.

No sería recomendable llevar un número más de calzado, ya que perdemos prestaciones y puede aumentar la inestabilidad, y con uno más pequeño aparecen roces y hematomas en uñas y dedos.

Los botines deben quedar lo suficientemente sujetos para que el pie, en su interior, no se desplace ni suponga un esfuerzo superior el mantener la bota ceñida al pie para que funcionen como un único elemento. Pero hay que evitar una presión excesiva de los cordones sobre el dorso del pie porque pueden provocar molestias que interfieren en la funcionalidad global y específica del pie para el fútbol.

Fuente: Cuidate Plus

COMENTARIOS