Belleza

Ácido hialurónico, un aliado de la estética

Sus propiedades luchan contra la pérdida de volumen y las arrugas y es cada vez más utilizado

jueves 1 de noviembre de 2018 - 7:07 am

El ácido hialurónico revolucionó el mundo de la cosmética. Es una sustancia que forma parte de nuestro organismo. Hidrata el cutis, le da elasticidad, lozanía y genera volumen, pues junto a las fibras de colágeno y elastina, produce tensión y firmeza.

Conforme avanza el tiempo, el cuerpo produce menos cantidad. Factores como tabaquismo, una dieta poco saludable o fotoenvejecimiento (daño ocasionado por los radicales solares), hacen que la dermis no sólo se adelgaza sino que pierde volumen y surgen arrugas en el rostro.

El cuerpo humano tiene alrededor de 15 gramos de este ácido, y una tercera parte es degradada cada día. A los 35 sólo queda una reserva de 65% y para los 60 ya perdimos entre el 80 y 90%.

Acá es cuando entra en juego la tecnología, pues el ácido hialurónico es sintetizado, purificado y estabilizado a través de métodos bioquímicos que dan origen a productos de belleza tópicos e inyectables, empleados como material de relleno cutáneo.

Combinado con la cirugía, ambos tipos de tratamientos retrasan e incluso sustituyen a las cirugías plásticas de lifting facial. Sueros, cremas y mascarillas formuladas con hialurónico resultan exitosos en mujeres de entre 20 y 30 años, pues a partir de esas edades y al aparecer las primeras arrugas de manera acelerada, la piel se reseca y pierde luminosidad, por ello se sugiere complementar la aplicación tópica con hialurónico inyectable.

Más adelante y para lograr mejores resultados, hay que seguir un programa de rejuvenecimiento facial con cosmecéuticos (productos a medio camino entre los cosméticos y los medicamentos) de alta calidad, seleccionados de acuerdo con las necesidades de cada paciente. Éstos se deben “complementar con tratamientos suministrados en el consultorio”.

Después de la toxina botulínica, el ácido hialurónico ocupa el segundo lugar en el ranking de procedimientos estéticos no quirúrgicos como sustancia de relleno. Está indicado para quienes empiezan a notar un deterioro en la calidad de su piel, hidratación y luminosidad.

También para quienes con la edad experimentan pérdida de volumen, ya que es normal que se disminuya tejido graso en ciertas zonas. Algunos sitios de aplicación son el pómulo, el mentón y los labios; además, resulta útil para rellenar partes como el dorso de las manos o incluso cicatrices de acné.

Entre las áreas a ser inyectadas figuran los surcos nasogenianos (van desde las alas de la nariz hasta las comisuras de la boca). Otra zona problemática es la que agrupa a las “líneas de marioneta” (de las comisuras hacia abajo, en las partes laterales del mentón).

Ventajas: puede ser utilizado desde los 25 años en todo tipo de pieles. Es de efecto inmediato y es reabsorbible.

Precauciones: está contraindicado para quienes presentan enfermedades de la piel, alergia a los componentes, embarazo o lactancia. No se recomienda en personas inmunosuprimidas, con enfermedades autoinmunes o que lleven medicación autocoagulante. Para personas que se sometieron hace poco a un tratamiento con láser, dermoabrasión o exfoliación química, deben esperar un tiempo prudente antes de aplicarlo.

Fuente: Vanidades

COMENTARIOS